Sunday, February 26, 2017

Fernando Benítez, extraordinario promotor de la cultura mexicana

Elena Poniatowska
E
l 21 de febrero, la sala Manuel M. Ponce congregó a una verdadera multitud (ni un asiento vacío) para la exhibición del documental Fernando Benítez, caudillo de la cultura, estipulando que sólo se enseñarían 30 minutos de un filme de más de una hora sobre la persona y la obra del escritor Fernando Benítez.
Jorge Ricardo Ibarra Durán, por conducto del Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa (que cumple 60 años) y de la Fundación Dr Idelfonso Vázquez Santos AC de Monterrey, ahora sede cultural del acervo cultural de Fernando Benítez, gracias al cuidado y constancia de su viuda Georgina Benítez, mostró su excelente documental, en el que participan el gran amigo director del Ateneo de Angangueo Iván Restrepo, quien lo recibió a comer innumerables veces en su casa, además de Cristina Pacheco, Laura Emilia Pacheco, Beatriz Espejo, Juan Villoro, Silvia Molina, Rogelio Cuéllar, María García, José N. Iturriaga, Fernando Canales, Eraclio Zepeda y Miguel Limón.
Con su lucidez y su inteligencia acostumbrada, Juan Villoro explicó que Fernando Benítez fue el creador e iniciador de suplementos culturales en los diarios de nuestro país. Antes de Benítez, sólo la sección de Sociales tenía respuesta; con el advenimiento de Benítez cada exposición, cada presentación de libro, cada obra teatral se convirtió en un acontecimiento cultural que nadie se podía perder. Benítez echaba toda la carne al asador y ponía en un solo número de México en la Cultura artículos de primera que causarían sensación. En ese sentido, Benítez es uno de los pilares culturales de nuestro país, porque se empeñó en destacar en cada número la importancia de jóvenes escritores y pintores. Fue Benítez con su México en la Cultura quien lanzó a Carlos Fuentes, que –en agradecimiento– lo hizo figurar y le dedicó su novela de 783 páginas Terra nostra. También le dio un seguimiento apasionado a la vida y obra de su hermanito José Luis Cuevas. Gracias al apoyo de Fernando Canales, quien festejaba todas sus ocurrencias, Benítez hizo el suplemento más libre y creativo de los años 50 y 60. Seguramente aprendió de los comerciantes franceses que ponen un diminuto perfumito en un estuche esplendoroso y lo lanzan a la calle con gritos y sombrerazos, aunque el perfume sólo dure lo que tarda un quickie.
Recuerdo que del tercer piso del periódico Novedades lo más vital era la oficina de Fernando Benítez los miércoles a las 12 del día. En la esquina de Balderas y Ayuntamiento, en un edificio que antes contuvo la alberca olímpica de la YMCA –a la que todos llamaban la guay–, Novedades puso a girar un anuncio: una gran N que lanzaba rayos de luz a los cuatro puntos cardinales y a un director cultural también giratorio y eléctrico: Fernando Benítez. Lúdico, Benítez echó a nadar a pintores, críticos de arte, artistas, bailarines, jóvenes poetas en la alberca de su oficina; las mujeres eran diosas, Benítez les besaba los pies, la apostura de Carlos Fuentes rivalizaba con la de Pablo González Casanova. Por el elevador subían Alma Reed y Lola Álvarez Bravo seguras de ser bien recibidas o Elvira Gascón y Sol Arguedas, ante quienes Fernando se prosternaba: ¡Doña Sol y doña Elvira, todo el Siglo de Oro me visita! No le importaba la suerte de su impecable traje azul cortado por Campdesuñer con tal de tirarse al paso de Rosa Castro, la más hermosa de las periodistas. También repartía caravanas y abrazos a los angelitos recién llegados y tímidos, sus manuscritos bajo el ala torpe y sudada, a quienes Don Fernando saludaba como prodigios. ¡A nadar patos que voy a convertirlos en cisnes!
Dos escritores también se responsabilizaron del suplemento: Jaime García Terrés y Gastón García Cantú, quienes suplían a Benítez durante sus ausencias. Fernando Benítez se iba al Lincoln a comer con su amigo y defensor Fernando Canales, gerente de Novedades, quien hasta 1963 amortiguaría las relaciones entre los O’Farrill senior y junior que no comprendían lo que es la cultura ni la personalidad excéntrica y los imprevisibles desplantes del director del suplemento México en la Cultura.
En 1963, a Benítez, gran entusiasta de la revolución cubana, se le ocurrió publicar las copias de los cheques que el dictador cubano Batista le daba a un editorialista, Aldo Baroni. Ramón Beteta –director de Novedades– llamó a su oficina a Benítez y para su gran indignación defendió a Baroni y no a ese muchacho maravilloso que respondía al nombre de Fidel¡Cómo se atreve usted, Beteta, a comparar al miserable bribón de Baroni con un héroe como Castro!, gritó Benítez fuera de sí. Una hora más tarde todos habíamos renunciado a México en la Cultura, mi equipo, mi glorioso equipo de hermanitos, como lo llamaba Fernando.
Foto
El pasado 21 de febrero se cumplieron 17 años del fallecimiento de Fernando BenítezFoto Fabrizio León
De todos los que salimos, al que más recuerdo es a don Francisco Piña, su delgadez y su finura. ¿Y ahora de qué va a vivir? Al poco tiempo, Adolfo López Mateos mandaría llamar a Benítez para apoyar la conversión de México en la Cultura en La Cultura en México a la sombra de Pagés Llergo en su fea casita de brujas de Siempre!, en la calle de Vallarta.
Mucho del peso de ese nuevo suplemento recayó sobre los hombros de José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis. Para José Emilio era una tortura rechazar un artículo. Se mesaba los cabellos: Es horrible hacer esto, todo el mundo me va a odiar. Monsiváis se pitorreaba. José Emilio rescribía hasta el hartazgo los textos que Benítez escogía. Benítez –que siempre escribió a mano– solía señalar al margen con letra diminuta lo bueno de cada artículo. Vicente Rojo (a quien Benítez amó como a un hijo), delgadísimo y ecuánime, esperaba hasta las 12 de la noche a que le entregaran el material para poder formarlo, tal como se lo enseñó su maestro Miguel Prieto. De no ser por la simpatía, la espontaneidad, la inteligencia y las ocurrencias de Benítez, los tres jóvenes habrían echado a correr. Magnético, Benítez ejercía una seducción imposible de evadir. Su secreto: saber hacer reír aun en los momentos más terribles.
Benítez dedicó los últimos años de su vida a Los indios de México, publicado por Era, de Neus Espresate, Vicente Rojo y Pepe Azorín. (Era también publicó y padeció a Pacheco y a Monsiváis, que rescribían totalmente sus libros no sólo en galeras, sino en las pruebas finas, las que Neus consideraba totalmente libres de erratas).
Ya en 1961, Benítez había encabezado una investigación en Morelos para aclarar el asesinato del Rubén Jaramillo y su familia, y lo acompañaron en calidad de reporteros Carlos Fuentes, ese genio inconmensurable, Víctor Flores Olea y León Roberto García. Regresaron de Morelos con una idea muy precisa de quien era el asesino.
Invitados por Guillermo Haro, director del Observatorio Astronómico de Tonantzintla (refugio de Benítez durante más de 20 años), Carlos Fuentes y Víctor Flores Olea escribieron Cambio de piel, tercera novela de Carlos, y Víctor un libro sobre China, que tal vez dejó inconcluso.
Flores Olea siempre apoyó a Benítez. Cuando fue director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM (1970-1975) le ofreció una cátedra de periodismo en la misma UNAM que El Rey Viejo aceptó no sólo porque era un espléndido conversador y siempre le gustó oírse hablar, sino porque sus clases le permitirían escribir su libro sobre Lázaro Cárdenas.
Quizá conocer a la chamana María Sabina y comer hongos alucinógenos en Huautla de Jiménez cambió la vida de Fernando Benítez. ¿Fue provechosa la lección de los hongos? Benítez tiene la respuesta: Yo nací muy pedante, de una familia que se creía el éxito total; yo era el más orgulloso, el más elegante, el más audaz, el de las mayores conquistas, y vivía creyéndome importante. Esa fue la primera lección que yo recibí de los indios, no creerme importante, lo cual es una ventaja extraordinaria, porque aprendes a conocerte a ti mismo y a conocer a los demás. La segunda fue intentar ser un hombre irreprochable que considera sagrados animales, plantas, mares, cielos. Decidí dedicarme a los indios y llegué a la conclusión de que el único gobierno democrático que existe en México es el de los indios, y no figura en la Constitución.
Tiempo después y gracias de nuevo a Víctor Flores Olea –a la sazón subsecretario de Relaciones Exteriores–, Fernando Benítez pidió que le dieran una embajada. En el Ateneo de Angangueo, gracias a Iván Restrepo, a la generosidad de los guisos de La Güera y la sonrisa de Margo Su, un mandamás de la política (desde el Presidente para abajo) solía deparar cada mes con Francisco Martínez de la Vega, Alejandro Gómez Arias, Gabriel García Márquez, Manuel Buendía, Carlos Monsiváis, Héctor Aguilar Camín, Francisco Cárdenas Cruz, Benjamín Wong Castañeda, Miguel Ángel Granados Chapa, León García Soler y otros. Gracias también a Restrepo, Benítez partió a Santo Domingo con su esposa Georgina Conde como flamante embajador de México, misión que cumplió festivamente durante toda su vida.
A Barbarita y a Vicente

La Jornada

Saturday, February 25, 2017

La guerra de Trump contra México

Gustavo Gordillo/ II
E
spero que ya haya quedado claro para los escépticos que Trump quiere dinamitar la relación de Estados Unidos con, más bien, contra México. México debe responder según el tamaño del sapo.
La manifestación de hace unas semanas no cumplió las expectativas que muchos se habían hecho, pero ilustró dos cosas: hay un sentimiento patriótico latente muy grande en la sociedad, y hace falta una convocatoria que convenza a la mayoría de la sociedad de que manteniendo las diferencias y resistencias frente al gobierno, es necesario construir una coalición que abarque a todos y todas, incluyendo a las élites mexicanas alrededor de unas cuantas demandas concretas.
El punto de partida no puede ser el consenso, porque nunca existe a priori. Ni tendría porque existir. Hay agravios relacionados con la impunidad que no se borran y corrupciones que no se olvidan. Los consensos se construyen desde el disenso. No son omnicomprensivos. Son específicos, auto-contenidos.
Sobre todo no cancelan ni las discrepancias ni limitan las luchas de la oposición por sus propias demandas incluso las que se refieren a los procesos electorales. No se trata de congelar las luchas sociales menos aun de transigir ni de capitular ante los poderes. Por ello no se debe evocar la imagen que nos retrotrae al régimen autoritario –la unidad nacional– sino que se debe proponer la construcción conjunta de una coalición con el propósito de enfrentar la guerra que Trump ha desatado contra México.
Trump comparecerá por primera vez ante el Congreso de Estados Unidos en los próximos días. No debemos abrigar la menor duda que será otro acto beligerante hacia México. Este país es el chivo expiatorio de la estrategia de Trump que tiene dos propósitos: erosionar y minar la democracia estadunidense a partir de desmantelar dos de los más importantes contrapesos al Poder Ejecutivo: el Poder Judicial y los medios de comunicación. Su segundo objetivo estratégico es confrontar a China comercialmente y en el límite, militarmente. México es el conejillo de indias de esa estrategia.
El gobierno federal debería negociar con el Congreso la posibilidad de que el presidente Peña comparezca en sesión conjunta para presentar una propuesta integral que permita afrontar la amenaza que significan las acciones y los discursos de Trump. Debería hacerlo en un ambiente de civilidad pero dispuesto a escuchar directamente las críticas y contrapuestas de todos los grupos parlamentarios.
El mismo proceso de negociación para garantizar en condiciones de adecuada deliberación, el debate de las fracciones parlamentarias con el Presidente en el Congreso, debería detonar la definición y el decantamiento de las tres o cuatro demandas centrales de una potencial coalición social y política.
Como sabemos existe muy baja apreciación a las instituciones constituidas, entre ellas los partidos políticos, las legislaturas, los medios. Es necesario que los distintos agrupamientos de la sociedad civil discutan entre sí para después presentar al país sus propuestas alrededor del eje central del debate de cómo enfrentar las amenazas que representa Trump. Esos agrupamientos deben ser parte central de esta coalición político-social que se propone.
Para mí los temas son claros: respecto al muro, rechazo total y definirlo ante organismos internacionales como un acto hostil contra México.
Respecto de los migrantes, los apoyo en su deseo de mantenerse en Estados Unidos. Sí, se trata de un país soberano, pero que firmó la Carta de Derechos Humanos y gran cantidad de tratados internacionales que exigen el respeto al libre tránsito y a la libertad de residencia. Debe combatirse con todos los medios legales en las cortes estadunidenses y en las instancias internacionales el derecho a mantenerse en el país de su elección.
En la siguiente entrega reflexionaré sobre el TLC y la política de seguridad nacional.
Twitter: gusto47

Friday, February 24, 2017

Cuauhtémoc Cárdenas: Ninguna autoridad puede lesionar derecho al agua

 24/02/2017 04:00
 Publicado por 

 Cuauhtémoc Cárdenas: Ninguna autoridad puede lesionar el derecho al agua.
Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se pronunció para que se garantice en Puebla el derecho al agua en todas las comunidades y consideró que ninguna autoridad debe lesionar ese derecho universal y constitucional, por lo que instó a los diputados locales a legislar en consecuencia.
“Tendría que garantizarse, desde luego, el acceso al agua potable, esto me parece que es fundamental para cualquier comunidad, chica o grande y para cualquier persona y cualquier familia. O sea que, en este caso, si eso está garantizado y si el servicio se presta en condiciones de equidad, pues esto es lo que había que exigir a los legisladores cuidar”, expresó el ex candidato presidencial de izquierda.
Cárdenas Solórzano presentó ayer al mediodía su más reciente libro: Cárdenas por Cárdenas, en el Salón Barroco del Edificio Carolino de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).
Al terminar, fue entrevistado sobre varios temas. El primero fue el que le planteó una reportera, quien le preguntó su opinión sobre la privatización del agua en Puebla.
Cárdenas UAP
Cárdenas Solórzano durante la presentación del libro “Cárdenas por Cárdenas”. Foto: Es Imagen.
“Mire, desconozco el caso, no conozco cómo esté planteado ni en base a qué posiciones legales se esté dando este paso, pero a mí me parece que el servicio del agua debe ser un servicio público y manejado fundamentalmente por las autoridades o, en todo caso por las comunidades que utilizan el servicio, pero en ningún caso por una empresa de carácter privado”, aseveró.
Al también fundador del Partido de la Revolución Democrática se le preguntó su opinión sobre la política que ha seguido el gobierno de la República frente a la ofensiva antimexicana que lleva a cabo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
“Me parece que tendría ye haber un reclamo mucho más enérgico de parte del gobierno por las amenazas ya cumplidas por parte del presidente de Estados Unidos. Ya hizo que inversiones que venían a México se retiraran, que no llegaran, hay amenazas contra los mexicanos y me parece que de ahí tendría que haber un reclamo muy fuerte por parte del gobierno primero para mostrar que se está en defensa de los interese del país y segundo, tomar medidas, que yo diría  que tienen que ser fortaleciendo productivamente al país y fortaleciendo el ingreso de las familias, que es la mejor forma de enfrentar cualquier embate que pueda venir del exterior”, aseveró.
También, a pregunta expresa,  habló de la actual situación del país: “hemos retrocedido mucho después de la expropiación (petrolera) y después de los casi 40 años de políticas neoliberales, donde han sido pues muy fuertemente excluyentes, desde el punto de vista social, donde han pues hecho crecer la dependencia económica y política del país, respecto a intereses que no son los de los mexicanos”.
Cárdenas_UAP
“Se tiene que revertir la Reforma Energética y se tienen que revertir estas llamadas Reformas Estructurales que han sido en términos generales, contrarias al interés de las mayorías”, aseveró.

Sobre AMLO

-¿Es tiempo de las izquierdas, ingeniero, Andrés Manuel López Obrador lidera las encuestas, se sumará?-le cuestionaron en otra parte de la entrevista
-Pues vamos a ver qué dicen los votos y vamos a decir quiénes aparecen en las boletas electorales-contestó.
-¿Pero se sumaría al proyecto de Andrés Manuel López Obrador?-le insistieron.
-No lo conozco-reviró.
-¿A López Obrador?-le recalcaron
-No, a López Obrador sí, al proyecto, pero sobre todo habrá que ver cuáles son las propuestas que aparecen en esta campaña electoral-aseveró.
Cárdenas AMLO
Cárdenas: No conozco el proyecto de López Obrador. Foto: La Jornada.
-¿O usted nuevamente buscará…?
-No, yo no estoy buscando ningún cargo electoral-afirmó
-¿Él (López Obrador) garantizará la estabilidad en el país?-le volvieron a insistir.
-No le sé decir, se lo digo seis años después-contestó, lacónico.
-¿Legisladores tendrían que realizar reformas a efecto de garantizar este derecho humano?
-Tendría que garantizarse, desde luego, el acceso al agua potable, esto me parece que es fundamental para cualquier comunidad, chica o grande y para cualquier persona y cualquier familia. O sea que, en este caso, si eso está garantizado y si el servicio se presta en condiciones de equidad, pues esto es lo que había que exigir a los legisladores cuidar.
El rector de la Máxima Casa de EstudiosAlfonso Esparza Ortiz fue comentarista del libro de Cárdenas y Francisco Vélez Pliego, director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSyH) fungió como moderador.
Cárdenas Esparza
Cárdenas Solórzano y Esparza Ortiz. Foto: Es Imagen
La Jornada de Oriente

Wednesday, February 22, 2017

La provincialización de Estados Unidos

Claudio Lomnitz
S
e que me van a decir que Estados Unidos siempre fue provinciano. No les falta razón. Recuerdo que hace unos años, cuando concluían las negociaciones de paz en El Salvador y Guatemala, a una socióloga de la Universidad de Chicago se lo ocurrió preguntar, tras pedir una serie de opiniones acerca de la política exterior estadunidense, si los encuestados sabían dónde estaba Centroamérica (en inglés: Central America) y, caso afirmativo, que explicaran dónde está. Todos los encuestados sabían donde estaba, claro: América central está en el centro de “ América”: Kansas, Misuri, Indiana... todo aquello. ¿Quién no lo sabe?
La imagen de los años cincuentas del ugly American, del estadunidense feo, surge de la combinación de poder económico e ignorancia que exudaba el turista estadunidense cuando se paseaba en sus tours por una Europa empobrecida por las guerras mundiales. Fue quizá en referencia a la misma relación entre prepotencia e ignorancia que George Bernard Shaw dijo que Estados Unidos ha sido el único país que ha transitado directamente de la barbarie a la decadencia, sin haber pasado por la civilización. La imagen de Estados Unidos como un país de ignorantes es bien conocida.
Sin embargo, lo cierto es que el medio siglo que ha pasado de la guerra de Vietnam para acá ha marcado también un proceso civilizatorio y de sofisticación intensa para Estados Unidos. Esto se ha manifestado en tantos niveles y aspectos, que es imposible enumerarlos; la sofisticación creciente se ha notado desde un creciente nivel de alfabetismo respecto de la política mundial hasta en los gustos culinarios, pasando por la apertura a nuevos deportes que vienen de afuera, como el futbol, una mayor apertura hacia autores extranjeros, etcétera. En el país que yo conocí de niño, en los años sesenta, nadie comía chile ni se tomaba un café que no fuera americano. Si saludabas de abrazo o de beso provocabas gran nerviosismo. La gente estaba toda convencida de que en México no había luz eléctrica ni se conocía el automóvil. Poco a poco, eso sí, Estados Unidos fue siguiendo los pasos que antes habían recorrido las potencias como Inglaterra y Francia. El país se fue sofisticando, educando, y haciéndose cosmopolita. Eso hasta ahora, claro. La presidencia de Donald Trump le ha puesto freno al cosmopolitanismo estadunidense, y ahora ondea de nuevo el provincianismo más cerrado, como si fuese motivo de gran orgullo.
Así, el pasado sábado, hablando de los horrores del terrorismo en el mundo, para con ellos anunciar la política de deportaciones y controles fronterizos que se viene, el presidente de Estados Unidos pidió a su público que pensara en el increíble ataque terrorista que había acontecido el día anterior en Suecia. El público rugió su aprobación, claro está, indignado por los abominables hechos que refería su presidente, sólo que la noche anterior no había sucedido nada en Suecia (para variar). Extrañada por la noticia, Caterina Axelsson, vocera de Relaciones Exteriores de Suecia, pidió información a su contraparte estadunidense. ¿Cuál ataque terrorista? ¿Quizá la CIA se habría enterado de algo que nadie sabía en Suecia? Las redes sociales suecas comenzaron a divertirse, circulando imágenes bucólicas de casas cubiertas de nieve y rodeadas de paz: Last night in Sweden. Otra cibernauta tuiteó: La organización terrorista Al-IKEA se responsabilizó de los ataques que hubo anoche en Suecia. Otro meme presentaba un platillo lleno de albóndigas, con banderita sueca de papel, que rezaba: Antes del ataque terrorista, seguida de una foto del mismo plato, ya sin las albóndigas, con el letrero: Después del ataque. Etcétera.
La prensa se puso a especular acerca del posible origen de la información que manejó Trump en su discurso, y The Guardian dedujo que el presidente habría confundido a Suecia (Sweden, en inglés) con Sehwan (Paquistán), donde hubo efectivamente un ataque terrorista la semana pasada. Suecia... Sehwan... ¿Qué más da? A los seguidores de Trump la diferencia los tiene sin cuidado. Al contrario, están felices. En lugar de tener que soportar que un negro les dé cátedra de geografía, de historia o de cultura, ahora tienen por fin a uno de los suyos.
Lo malo es que el mundo ya no está acostumbrado a que el presidente de Estados Unidos no tenga ni la más zorra idea. Antes de dejar la presidencia, sabiendo lo delicado que se había puesto el tema migratorio durante las elecciones, Barack y Michelle Obama escogieron señalar su solidaridad con la comunidad mexicana dándose cita para una cena romántica en Cosme, el restaurante neoyorquino del innovador chef mexicano Enrique Olvera. En cambio, cuando Trump quiso hacer su demostración de cuánto ama a los mexicanos escogió fotografiarse comiendo un Taco Salad, que es un menjurje que pasará por mexicano, menos entre los mexicanos.
El mundo está acostumbrado a pensar que el gobierno de Estados Unidos sabe de lo que está hablando. Esa premisa hay que revisarla ya. La filosofía imperante es y será que el presidente del país más poderoso del mundo es tan poderoso, que puede ser exactamente lo ignorante que quiere ser. La derrota de Vietnam ha sido olvidada, a cambio de una imagen de poder presidencial infinito.
México debe prepararse para eso. Habrá deportaciones y todos los deportados serán bad hombres, por definición. Los migrantes serán todos criminales, por definición. ¿Por qué? Porque lo dice el señor.

Sunday, February 19, 2017

Trump gira órdenes para ‘la guerra’ contra los inmigrantes

David Brooks, corresponsal |  domingo, 19 feb 2017  18:31

China: su comercio por ferrocarril con Europa

Antonio Gershenson
H
emos mencionado que una alternativa a los problemas comerciales con Estados Unidos a partir de la política del nuevo presidente de ese país es el comercio con India y China. Ya hablamos algo de India en el artículo del pasado 22 de enero, y ahora empezamos con China, que requiere varias partes, e iniciamos con el comercio ferroviario, en este caso con Europa. Recurrimos a varias fuentes de información.
Ya hay tres vías ferroviarias de comercio de China con Europa: la vía central de Eronhot a Mongolia, y a través de la ciudad china de Manzhouli, por el noreste, a Rusia. Este último llamado, como los otros, puerto terrestre, es el más importante. Muchas ciudades productivas chinas de esa zona tienen ya a su disposición trenes de carga a ciudades europeas, que incluyen Hamburgo en Alemania, Lyon en Francia y Madrid en España.
El mayor y más importante puerto terrestre de entrada y salida es la ciudad de Manzhouli. Está ubicada en la región autónoma de Mongolia interior, limita con Rusia al norte y con Mongolia al oeste, aunque no es parte de la principal frontera entre Europa y Asia. Para China está en el este de la parte central de su frontera norte.
Hasta fines de 2016, el puerto de Manzhouli contaba con 25 líneas férreas de salida y siete de entrada, para trenes de carga entre China y Europa. En esta ciudad se dio un crecimiento importante del número de trenes de carga entre China y Europa en 2016, principalmente gracias a la política ferroviaria del gobierno chino.
El año pasado unos mil 36 trenes de carga transfronterizos pasaron por el puerto, con un incremento anual de 88.24 por ciento, transportando mercancías por valor de 3 mil 600 millones de dólares, de acuerdo con la oficina de aduanas de esta ciudad.
Asimismo, 262 trenes con repuestos automovilísticos, entre otros productos, entraron al país por Manzhouli, representando un aumento entre un año y el otro de 83 por ciento.
No lejos de Manzhouli, y conectadas con esta ciudad por ferrocarriles, están varias ciudades industriales que exportan sus bienes e importan lo necesario para su producción. Una de ellas es Shenyang, que tiene a su alrededor, a menos de una hora de distancia, siete ciudades, cada una con su industria.
Esta parte en su conjunto se llama zona económica Shenyang, con 24 millones de habitantes. La región realiza exportaciones por 7 mil millones de dólares.
Este es sólo un ejemplo de las ciudades industriales de China.
No sólo hay construcción de vías ferroviarias, también existe la conversión de vías normales en otras de alta velocidad, aunque a veces estas últimas se construyen desde el principio como tales. Se están construyendo y se han construido varias en China, pero hay otras en construcción en el sudeste de Asia, por ejemplo.
Es sabido que a principios del año pasado entró en servicio el ferrocarril entre la costa de China y la capital de Irán, recorriendo 90 por ciento de Asia. Entre Irán y el mar Mediterráneo ya lo que está es sólo Turquía. Y se está construyendo un ferrocarril entre ciudades de uno y otros países, por lo que está cerca una cuarta vía, que atravesará toda Asia. El gobierno de Irán expresó desde septiembre del año pasado su intención de comunicación ferroviaria con Turquía y con otros países.
Hay un contraste entre este nivel de crecimiento y la economía en América del Norte. El Banco Mundial considera que el crecimiento de Estados Unidos en los pasados nueve años, hasta 2015, es de 1.3 por ciento anual, y el de México, de 1.9 por ciento. En Asia oriental, las cifras para el mismo periodo son: China 9.2, India 7.4, Vietnam 6.2 e Indonesia 5.6 por ciento, respectivamente.
En cuanto a Estados Unidos, en relación con Asia, está perdiendo o ha perdido a dos que eran sus aliados en los dos extremos: Filipinas, cuyo presidente Rodrigo Duterte hizo un recorrido de cuatro días por China con 400 especialistas y funcionarios, entre otras cosas, para establecer relaciones comerciales amplias, y Turquía, que se ha distanciado de Europa occidental y de Estados Unidos y, como dijimos, está construyendo líneas férreas en la frontera con Irán y conectándose por esa y otras vías con China.
Estas son algunas características de China que, junto con India, considero podrían ser el sustituto de Estados Unidos para el intercambio comercial de México, especialmente por la actitud del nuevo presidente, Donald Trump, quien incluso está causando el cierre de maquiladoras en la frontera.
La posible relación con dichos países asiáticos también hará más fácil la recuperación de los ferrocarriles que tuvimos. Esta reducción ferrocarrilera fue el resultado del entreguismo de los gobiernos mexicanos anteriores a las empresas trasnacionales del automovilismo.

Saturday, February 18, 2017

Indígenas cierran oficinas en Ometepec para exigir que se termine una carretera

 En reunión, reclaman a los funcionarios la lentitud e indiferencia con la que atienden el problema
Misael Damián ( )
Ometepec, 17 de febrero. Molestos por la indiferencia del gobierno hacia sus problemas, entre estos la terminación de la carretera Tlacoachistlahuaca-Cochoapa el Grande donde hace falta un buen tramo de pavimentación, los indígenas cerraron las oficinas donde despacha Oscar Velasco Ambrosio, delegado de Gobierno en Costa Chica; y el de Gobernación, que tiene a su cargo Germán Herrera Clemente, donde cómo en otras veces sólo lograron una minuta de acuerdos para que sean atendidos en Chilpancingo por las autoridades competentes, informó Juan Ruiz González, miembro de la instancia de gestión ante el gobierno de la comunidad de Dos Ríos, del municipio de Tlacoachistlahuaca.
En la reunión, Juan Ruiz encaró a los funcionarios, a quienes reprochó la lentitud para actuar ante el problema que presentan, dirigiéndose a Oscar Velasco primero le pidió que los ayude para que ya no les sigan engañando cada año que pasa (el problema data desde hace 7 años) y que de una vez les diga si los apoyará o no, porque hasta ahora, “no hay nada, no hay avance”. Expuso que de seguir los funcionarios con esa postura no les quedará otra que cerrar las oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), les recriminó que la gestión que han hecho las dependencias encargadas sólo mandan a funcionarios de tercer nivel, que no tienen facultad de decisión, lo que muestra que no sienten lo que está pasando con los pueblos, “todos somos gentes, no somos animales”, les dijo.
Lamentó que cada vez que se reúnen con los funcionarios en Ometepec, sólo les hablan del proyecto que lleva 7 años y que luego les mostrarán el expediente técnico para terminar el tramo que falta por pavimentar, pero que únicamente queda en palabras y promesas.
Por su parte, Petra Martínez Vázquez, una de las dirigentes de los comisarios de la parte mixteca de la instancia de gestión, dio a conocer que la parte de pavimentación que viene de Cochoapa el Grande ya se está ejecutando, pero falta el pavimento que viene de la comunidad de Tierra Blanca, del municipio de Tlacoachistlahuaca, para que sea completa y así beneficie a 52 comunidades que se encuentran entre los dos municipios. Dijo que la última reunión que sostuvieron con los funcionarios, éstos les prometieron que en el mes de enero a más tardar les mostrarían el expediente técnico donde se asienta que ya se tiene un avance de 50 kilómetros de 80 y que se estaría ejecutando, pero así como en otras ocasiones les volvieron a mentir, “hasta ahorita no hemos visto nada de avance”.
Expuso que el gobierno debe de ver que no sólo son dos personas que solicitan la terminación de esta carretera, sino pueblos, que por eso se vinieron todos los comisarios; relató que en un año llevan cuatro idas a Chilpancingo por la misma situación; aparte de la reuniones que han sostenido con las delegaciones de Gobierno y de Gobernación en Ometepec, “nosotros hemos estado al pendiente en todas las reuniones, nos ponen fecha tras fecha, pero no hemos visto el avance”.