Monday, April 10, 2017

El miedo no anda en burro

John M. Ackerman
“P
rimero te ignoran, des­pués se ríen de ti, luego te atacan… en­tonces ganas”, dijo Mahatma Gandhi en 1930, en el momento más álgido de su movimiento hacia la liberación de India del yugo colonial. “Nada nos importa que la prensa mercenaria nos llame bandidos y nos colme de oprobios… yo estoy resuelto a luchar contra todo y contra todos sin más baluarte que la confianza, el cariño y el apoyo de mi pueblo”, escribió Emiliano Zapata en su emotiva carta a Gildardo Magaña el 6 de diciembre de 1911, días después de haber publicado el Plan de Ayala.
Los tiempos y los contextos son radicalmente diferentes, pero hoy Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumple la misma función que Gandhi y Zapata. Su marcha pacífica hacia Los Pinos en 2018 se ha convertido en una masiva movilización popular en favor de la transformación de la patria y la liberación del pueblo mexicano de la dominación neocolonial. La vasta ola de apoyo que ha acompañado al tabasqueño en todos los actos de firma de su Pacto de Unidad en las capitales del país, como ayer en la Ciudad de México, indica que estamos atravesando por un rompimiento histórico en las coordenadas del poder político y social.
La virulenta respuesta de quienes temen perder su lugar en el paraíso de la impunidad no se ha hecho esperar. En un intento de revivir el espectro del peligro para México de 2006, la prensa mercenaria todos los días inventa nuevas infamias contra AMLO. Mientras, Felipe Calderón y Enrique Ochoa dan pena ajena con sus ataques machistas contra la candidata de Morena a la gubernatura del estado de México, Delfina Gómez.
Los pistoleros intelectuales del PRIAN también han dirigido su armamento contra quien teclea estas letras. Durante los 15 días recientes, este columnista y académico ha sido vilipendiado de la manera más grotesca, ignorante, agresiva y mentirosa. Más de una docena de columnas han sido dirigidas expresamente en mi contra por personajes como Pablo Hiriart, Jorge Fernández Menéndez, Ricardo Alemán, Fernando García Ramírez, Federico Arreola, Leo Zuckermann, Juan Ignacio Zavala y Genaro Lozano. El linchamiento mediático también ha llegado a la radio y la televisión, con locutores como Óscar Mario Beteta.
Los voceros del régimen están desesperados porque las formas tradicionales de censura ya no sirven como antes. A pesar de que un servidor y otras voces disidentes hemos sido excluidos desde hace años de la radio y la televisión comercial en México, cada día más personas tienen acceso a opiniones críticas.
En noviembre de 2011, Calderón ordenó la cancelación de la mesa de análisis Encuentro, en Fórmula, donde participábamos Miguel Ángel Granados Chapa, Ricardo Rocha, Virgilio Caballero y un servidor. Posteriormente, tuve que renunciar a MVS Radio en protesta porque el hoy vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, pidió a los directivos de la empresa suspender la transmisión de mis análisis hasta después de la calificación de la elección presidencial de 2012 (véase).
Desde entonces, un servidor ha sido sometido a constantes burlas y agresiones en las redes sociales. En su informe de 2015, la organización Artículo 19 incluyó un resumen de algunos de los casos más graves de amenazas de muerte en mi contra (véase).
Pero no nos han podido callar. Frente a la censura de los medios nacionales, recurrí a las redes sociales y a los medios internacionales para garantizar el ejercicio de mi libertad de expresión. Mi cuenta de Twitter ahora tiene casi 330 mil seguidores y de manera permanente colaboro en una amplia variedad de medios del mundo, incluyendo CNN, The Guardian, The Atlantic, Foreign Policy, Los Angeles Times, France 24, BBC, NPR, Suddeutsche Zeitung, Le Monde Diplomatique, Telesur y Al Jazeera.
Hace unos meses también inicié una colaboración semanal con el canal de noticias internacional de Rusia en español, RT, lo cual sería el equivalente a CNN en español para Estados Unidos. Mis breves videocápsulas han tenido enorme éxito (véase). Algunas han llegado a tener más de medio millón de vistas.
Pero Televisa y el PRIAN no permiten competencia alguna y mucho menos saben aceptar la derrota.
Así que en un solo tiro Margarita Zavala ha invitado a Trump a intervenir en las elecciones de 2018 para parar a AMLO y, para dar sabor al desaguisado, los sicarios intelectuales del régimen me acusan de ser un agente ruso por el solo hecho de publicar videocápsulas con RT.
Tal señalamiento es tan absurdo y ridículo como afirmar que Carmen Aristegui sería una empleada de la CIA por colaborar en CNN o Jorge Ramos un agente de Angélica Rivera por trabajar en Univisión. Habría que recordar a quienes descalifican desde la ignorancia que la pluralidad mediática es esencial para la democracia, que la guerra fría terminó hace 30 años, y que con Trump en la Casa Blanca se confirma que EU no es ningún ejemplo de libertad.
Se derrumba el cerco mediático, arrecian los ataques y se acerca la cuarta etapa anticipada por Gandhi: la victoria.
Twitter: @JohnMAckerman

Sunday, April 9, 2017

¿Unidos o divididos?

Antonio Gershenson
N
os dicen que vamos a negociar con Estados Unidos, pero todos separados, país por país. Eso me recuerda que, cuando nos capturaban como presos políticos por grupos, nos aislaban y nos interrogaban a cada quien. Tal vez hagan algo similar con otros presos, pero lo que me consta es lo que estoy diciendo.
Yo ya tenía una experiencia opuesta, en el sindicato discutíamos entre nosotros y negociábamos conjuntamente con los funcionarios.
Sin embargo, ya en la cárcel, cuando yo entré, ya los presos políticos que ingresaron antes que yo tenían una crujía especial para ellos. Y todo se decidía por asamblea, como en el sindicato. Es más, los policías trataron de formar su sindicato y entonces les prohibieron entrar a la crujía de presos políticos. Unos días después de esto llegó el primero de mayo, y subimos todos a la torre que antes era para vigilar desde ahí a todas las celdas, levantamos una bandera roja, cantamos La Internacional y declaramos por unanimidad esa crujía como Territorio Libre de Lecumberri, ya sin policías.
Al salir, unos años después, nuevamente estuve en el sindicato y decidiendo lo importante por asamblea. Con esa vida, es obvio que vea yo bien la acción colectiva.
A diferencia de lo que pasa aquí hoy, que el gobierno ya aceptó la negociación con Estados Unidos, país por país, aisladamente, a mí me satisface lo que he comentado en anteriores artículos: en Asia y luego también en Oceanía: se unen los países para la relación comercial con otros y luego se unen en mayor escala.
El 10 de marzo tuvieron una reunión los países ya unidos del sureste de Asia. Y acordaron unirse con otros países de Asia y Oceanía, los cuales estuvieron de acuerdo. Entre esos países están ahora ya 16. Incluyen a los más poblados del mundo, China e India, con más de mil millones de habitantes cada uno, y otros países importantes, como Indonesia, con más de 250 mil habitantes, las islas Filipinas, donde se celebró la reunión mencionada, Japón y Vietnam.
Ha seguido habiendo cónclaves entre algunos de estos países y todo indica que a fines de este año se formalizará la unión económica de las 16 naciones, con casi 3 mil millones de habitantes, cerca de la mitad de la población del planeta.
Al aceptar esta forma de negociación con Estados Unidos se está aceptando de antemano un resultado más negativo para México. Es evidente la desigualdad entre los dos. Se reconocería la dependencia de las importaciones provenientes del país vecino y, por el contrario, la reducción en curso, con prohibiciones y amenaza de altos costos, para nuestras exportaciones al mismo.
Se han aceptado, en general, múltiples formas de dependencia. Se aprueba una supuesta negociación para la que puede ser una imposición.
Una de las medidas que sí se pueden y deben adoptar es la diversificación comercial, y el avance hacia tratados comerciales con países de América Latina, varios de los cuales ya tienen agrupaciones entre ellos. Y acercamientos con ese bloque en formación de los 16 países de Asia y Oceanía.
Tal vez sea necesario otro cambio, pacífico y unitario, pero masivo, de independencia.

Saturday, April 8, 2017

Rescate de los sabores históricos de México

Sin descanso, David Suro divulga en EU y otras partes del mundo el conocimiento cultural sobre el agave
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 8 de abril de 2017, p. 32
Filadelfia.
David Suro Piñera es uno de los defensores más feroces y amables de la cultura mexicana; su lucha se libra en torno a lo que llama los sabores históricos de México: es nada menos que el rescate de una parte del alma y sabiduría ancestrales del país.
Las batallas de este David son contra los Goliat trasnacionales, las burocracias corruptas y sumisas nacionales, en defensa de la cultura del agave –el tequila, el mezcal, los jimadores–, las tierras de su país y hasta los murciélagos.
En entrevista con La Jornada en las oficinas de Siembra Azul, la marca de su tequila, arriba de Tequilas, uno de los mejores restaurantes mexicanos en Estados Unidos, desde donde empezó su gran misión de educación y defensa de la cultura mexicana por medio de su cocina, Suro hace lo que más le encanta y apasiona: difundir la cultura antigua y contemporánea del néctar de su tierra.
El tequila y el mezcal no pueden compararse con las demás bebidas alcohólicas, por el simple y único hecho de que el material con que están elaborados tiene calendarios agrícolas de 10 a 20 veces más largos que un producto de grano, de un whisky o un vodka. El tequila y el mezcal no encajan, no caben en esos modelos de producción y comercialización. Cada vez que nos modernizamos más nos distanciamos de algo que para mí es fundamental y único: los sabores históricos, que tienen un valor único en el mundo de las bebidas alcohólicas.
Señala que las investigaciones en las que participa junto con historiadores y antropólogos, prácticamente están comprobando que hay destilaciones desde la época prehispánica (algo que ha sacudido versiones anteriores de que las bebidas destiladas son invento europeo).
Yo quise rescatar esos sabores históricos, volver a la raíz, ver de dónde venimos con esta bebida espirituosa, encontrar esa identidad histórica y con ello proteger el futuro protegiendo al pasado, cuenta.
Uno de sus proyectos para rescatar la sabiduría ancestral arrancó a mediados de los años 90, cuando Suro llevó a Chava Rosales, de la familia tequilera de generaciones en Arenal, Jalisco, a Michoacán, para ver al mezcalero Emilio Vieyra. Ahí, entre mezcaleros y tequileros, se compartió una ciencia de siglos, y de ahí crean, después de un año, un producto certificado como tequila, bajo los parámetros de la norma, pero con esencias que logran pocos tequilas. Después de más de 300 años, no se había desarrollado algo así en el ámbito tequilero. Es un proyecto antiguo y vanguardista al mismo tiempo, comenta Suro. Se llama Siembra Valles Ancestral.
Suro afirma que no hay nada más emblemático de México que el mezcal y el tequila, pero su esencia se está perdiendo, en parte porque alrededor de 80 por ciento del tequila lo controlan trasnacionales.
Estos conglomerados establecen un modelo de maquiladora, donde los grandes maestros del tequila, los jimadores, se convierten en otros empleados más explotados por empresas que tienen poco interés en el origen y cultura de su producto.
Hay repercusiones socioeconómicas de todo esto. Tienes a jimadores que siguen siendo expulsados por la falta de incentivos económicos de una industria que es multibillonaria. El gran auge del tequila y el mezcal no ha beneficiado a los productores. En los estudios recientes que hicimos encontramos que el precio del agave se disparó por más de 300 por ciento en un año, pero el incremento del salario de un jimador no ha sido ni de 10 por ciento.
Lo pone más claro: De una caja de tequila que te cuesta unos 400 dólares, sólo le llega un dólar al jimador. Eso está cabrón.
Por ello, los jimadores y sus familias son obligados a migrar, y con ello se va perdiendo el conocimiento de generaciones, afirma Suro.
El gran problema que tenemos es que la única opción que se ha dado al tequila para darse a conocer en el mundo ha sido la que está desvinculada a su verdadera identidad, resume.
Ante esto, comenta, el camino por el que yo opté es la educación al consumidor, educación por medio del cantinero, quien a su vez se convierte en el polinazador de ideas al consumidor. Suro no descansa de impartir el conocimiento cultural en innumerables cantinas y restaurantes de Estados Unidos y otras partes del mundo; lo ha hecho durante tres décadas.
Pero el maestro de cultura tequilera no sólo defiende el conocimiento ancestral y sus expresiones contemporáneas –gozando con el deleite que provocan sus alquimias agaveras entre sus clientes y amigos–, sino también la naturaleza de donde brotan (http://www.siembraazul.com/about).
Murciélagos al rescate
El agave tequilana Weber –la única planta de la cual se puede elaborar tequila– está cada vez más en riesgo por la forma en que se ha cultivado durante el siglo anterior.
Suro explica que la clonación –la planta genera un hijuelo alrededor de los cuatro años de edad, que se quita y se replanta– le ahorra a la industria de tres a cuatro años de tiempo en el campo, en lugar de esperar hasta el final de la vida de una planta a los siete u ocho años, cuando florece, posibilitando la polinización.
La clonación “genera un deterioro genético, al punto de que estamos exponiendo a las plantas a enfermedades, como ya le ha pasado a la uva. Cuando llegan esas enfermedades no hay cómo pararlas, porque todas las plantas están débiles y son idénticas. Es un problema que traemos ya por más de 30 años de dimensiones de crisis –nos hemos llevado un par de sustos en los Altos, donde hemos perdido millones de plantas”. Con los agaves en condiciones más delicadas se ha intensificado el uso de pesticidas y herbicidas, lo que implica una sobredosis de químicos en la tierra, las plantas y los mismos agricultores.
Pero hay una solución: recuperar el balance genético con la polinización natural. Se necesita dejar que los murciélagos, los polinizadores naturales de la planta, hagan su trabajo, y que tengan el sustento de alimento que necesitan.
Explica que los corredores de tequila son corredores de migración de murciélagos, que por millones de años han hecho un círculo que inician en Sonora, bajan hasta el sur de México y regresan a Sonora, y pasan por las regiones con la mayor diversidad de agaves.
Pero tenemos 100 años de quitarles el alimento, porque resulta que cuando el agave empieza a desarrollar el quiote, el productor de agave castra las plantas, porque si la dejamos florear, se nutre de todos los elementos de la planta, incluyendo de la piña, donde están concentrados todos los azúcares, de los cuales se produce el tequila. Para no perder una planta que nos va dar miles de semillas, castramos la planta y nos fuimos sólo a la reproducción rápida con los hijuelos, pero con severas consecuencias para la planta y los ecosistemas, incluyendo al murciélago.
Suro cuenta que empezó a trabajar con el doctor Rodrigo Medellín, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), gran especialista sobre murciélagos, para promover esfuerzos con tequileros para recuperar el equilibrio ecológico.
Invitó a sus mentores en la industria –entre ellos Carlos Camarena, de Tequila Tapatío y Tesoro de San Felipe; Fernando González, de Tequila Siete Leguas, y la familia Rosales, de la región Valles–, para impulsar un proyecto de tequila amistoso con los murciélagos o bat-friendly, para lo cual se les pidió apartar 5 por ciento de sus campos a fin de dejar crecer quiotes. Grupos de biólogos de la UNAM están haciendo el trabajo de campo.
“Cada murciélago puede volar hasta 100 kilómetros cada noche para alimentarse. El rango que tienen, las posibilidades que tenemos de que uno de ellos coma de una planta no tequilana Weber, una silvestre, y venga a una Weber, para que pase eso estamos cruzando los dedos. Es un proyecto fascinante por el lado que veas.
Aquí lo que se está haciendo es atinar a regresarle a agave Weber su fortaleza genética y reducir el uso y abuso de los pesticidas, darle una oportunidad que sea ecológicamente sustentable y regresarle su alimento a los murciélagos, resume Suro.
El primer producto de este esfuerzo se vende en botellas con un holograma del Tequila Interchange Project –proyecto de la Fundacion Siembra Azul– y la UNAM.
La Fundación Siembra Azul fue fundada por Suro con recursos provenientes de la venta de su tequila, y además de impulsar proyectos como el Interchange, también otorga becas para hijos de jimadores y apoya a Puentes de Salud, la primera clínica médica para la comunidad inmigrante mexicana en Filadelfia, (https://foundationsiembraazul.org). 
La Jornada

Friday, April 7, 2017

Homenajean en Chilpancingo a ex guerrilleros que pelearon con Lucio Cabañas

Citlal Giles Sánchez ( )
Chilpancingo, 6 de abril. Después de casi 43 años, los restos de los ex guerrilleros Eliseo Flores Vázquez y Martín Nario Orgánez, quienes acompañaron al comandante Lucio Cabañas en su lucha por una sociedad más justa, fueron entregados hoy a sus familiares. De ese tiempo a la fecha, la situación en el estado no ha cambiado, reclamó Arquímedes Morales Carranza, integrante de la Comisión de la Verdad (Comverdad) quien aseguró que “se sigue padeciendo un sistema corrupto, un pueblo en la miseria y un país que se va a pique”.
La llegada de los ataúdes de madera, donde iban los restos de Eliseo y Martín (G1 y G2 como se le nombraron antes de ser identificados) al Teatro Hundido de la Alameda Granados Maldonado, estaba programada a las 4 de la tarde, sin embargo, arribaron casi a las 5 de la tarde; ahí ya los esperaba su hijo, Gilberto Flores, quien desde los siete años dejó de ver a su padre; también estaba la media hermana de Eliseo, quien se dijo reconfortada por tener ya donde irle a dejar flores a su hermano, así como luchadores sociales e integrantes de la Comisión de la Verdad.
Junto a los restos, había dos cajas más, en el que se guardaron las pertenencias que se encontraron junto con los cuerpos.
“Los hijos de nadie, los dueños de nada; los ninguno y los ninguneados (…) que no hablan idiomas, sino dialectos (…) aquellos que no tienen nombre sino número (…) que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local, los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata”.
Con un poema de Eduardo Galeano, inició el homenaje a los dos guerrilleros; Arquímedes Morales Carranza, integrante de la Comisión de la Verdad, comisión que dio con el paradero de los restos de los dos guerrilleros, agradeció a la doctora Perla Gómez Gallardo y a su equipo, por medio del cual fue posible rescatar los restos.
Recordó que el 8 de septiembre de 1974, hace casi 43 años, en el cerro de las Clavellinas, cerca de la comunidad del Posquelite, municipio de Coyuca de Benítez, cayeron en combate frente al Ejército nacional, dos guerrerenses comandados por Lucio Cabañas Barrientos y fueron enterrados ahí mismo por los habitantes, debido a la negativa del Ejército para trasladarnos a sus lugares de origen.
“Más de 40 años después, la Comverdad tuvo acceso a los datos que permitieron localizar el sitio de inhumación, y sus restos fueron trasladados a la Ciudad de México donde se hicieron los estudios necesarios para su identificación”, detalló.
Los restos de los dos ex guerrilleros fueron nombrados como G1 y G2, sin embargo –agregó- hoy se sabe que son Eliseo Flores Vázquez, originario de Chilapa de Álvarez, y Martín Nario Orgánez de Atoyac de Álvarez, quienes ahora regresan con sus familiares y a su estado natal, “hoy recuperan su dignidad y su derecho a descansar en un lugar público”.
Morales Carranza dijo que a partir de hoy se conoce la verdad de dos guerrerenses quienes lucharon por defender el sueño de vivir en una sociedad más justa, donde no hubiera ricos y pobres, poderosos y don nadies, donde todos pudieran comer, vestir, estudiar, gozar de salud y tener un trabajo digno y vivir en paz; una lucha que dijo, se sigue dando.
“Porque después de más de 40 años las condiciones no han cambiado, aunque algunos digan lo contrario; seguimos padeciendo un sistema corrupto y un pueblo en la miseria, vivimos en un país que se va a pique, donde 87 por ciento de los jóvenes no tienen posibilidades de matricularse en una licenciatura, donde la escolaridad promedio es de 8.3 años, que corresponde a un tercer año de secundaria; inmersos en una severa crisis económica; en el que según la Secretaría de la Función Pública se pierden de 70 a 100 mil millones de pesos por soborno, cohecho, colusión, corrupción e ineficiencia y no pasa nada”.
Agregó que se vive en un país en el que la violencia se ha vuelto cotidiana y que lleva a la sospecha de que somos gobernados por un narco sistema político, es decir, es el mismo o peor que el de hace 43 años.
“Hoy recuperan su nombre con dignidad aquellos don nadie, que alguna vez fueron tachados de roba vacas, facinerosos, desadaptados sociales y bandidos, lo mismo que fue esgrimido contra Hidalgo, Morelos, Francisco Villa o Emiliano Zapata”.
En el homenaje también dirigió unas palabras un representante de la Normal Rural de Ayotzinapa, quien recordó que la Normal Rural cobijó a Lucio Cabañas, donde él se formó como hombre libre y tomó conciencia para organizar a la comunidad para que luchara contra el mal gobierno.
“Que se revuelque en su tumba Figueroa, porque ahora estamos recordando a estos hombres valientes, que se revuelque en su tumba, porque hoy en día decimos que aquí seguimos los estudiantes de Ayotzinapa, aquí sigue nuestra gran escuela; Ayotzinapa sigue en la lucha porque todavía sigue teniendo sangre, recordemos a nuestros 43 normalistas desaparecidos producto de este mal gobierno caciquil y represor que tenemos en Guerrero y en el país; seguimos buscándolos”, dijo.

Monday, April 3, 2017

American Curios

David Brooks
Foto
Marcha en el Valle Central de Delano, California, ayer, en repudio a las políticas antimigrantes del presidente estadunidense, Donald Trump. Condados rurales votaron mayoritariamente por el republicano, pero los trabajadores del campo temen a las deportacionesFoto Afp
¿E
s posible que Estados Unidos continúe resbalando hacia un neofascismo, o es sólo una desviación momentánea a la locura? ¿El caos, la ineptitud, los engaños, los berrinches y los ataques son parte de un gran plan maestro, un caos organizado, o de verdad son tan espantosamente ineptos e infantiles los nuevos ocupantes de la Casa Blanca y sus compinches?
Pocos se atreven a decir que saben qué onda, mientras cada día millones dentro y fuera de este país están en un limbo macabro donde unos cuantos hombres (y muy pocas mujeres, con la excepción de la princesa del castillo) están jugando, literalmente, con el futuro del planeta.
Vale señalar que mientras la atención se distrae con los últimos tuits, las amenazas, el desorden administrativo, las supuestas pugnas entre diversas bandas dentro de la Casa Blanca, la presunta interferencia rusa y más, este nuevo gobierno ha logrado en los primeros dos meses desmantelar cientos de regulaciones y normas ambientales y laborales sobre empresas e industrias, e incluso ha anulado restricciones y protecciones de todo tipo, desde la privacidad de usuarios de Internet hasta derechos civiles.
Ni hablar de los cambios en la aplicación de las leyes de inmigración, donde millones han sido calificados de amenaza y hasta de enemigos de este país; y nadie en ningún lugar dentro de esta comunidad inmigrante puede sentirse seguro. Aun sin redadas masivas, el nuevo régimen ya ha logrado imponer el temor como condición cotidiana entre los más vulnerables.
A pesar de extraordinarias expresiones de repudio y protesta popular –algunas sin precedente en este país– desde que Trump asumió la presidencia, y aunque el Ejecutivo ahora goza del índice de aprobación más bajo para un nuevo gobernante, aún no se sabe si todo esto se convertirá en una resistencia suficientemente numerosa como para poder frenar y/o derrotar este asalto derechista.
Eso sí, casi todos los días, en multitud de esquinas del país se escuchan los gritos de un extraordinario mosaico de oposición. Brotan nuevas alianzas de todo tipo, de mexicanos y otros latinoamericanos con árabes, de judíos y musulmanes, de jóvenes veteranos de Ocupa Wall Street con veteranos de guerra, de veteranos de luchas por los derechos gays con nuevos movimientos por los derechos civiles, de la defensa de derechos de las mujeres vinculándose con los movimientos por derechos laborales, de trabajadores de la salud con ambientalistas.
Este martes 4 de abril es el 50 aniversario del discurso –tal vez el más peligroso y radical– del reverendo Martin Luther King Jr, en el cual se atrevió a declarar que la guerra contra Vietnam era una de las guerras más injustas de la historia mundial, y afirmó que la lucha por los derechos civiles tenía que estar vinculada con la lucha contra las guerras y las luchas por los derechos de los trabajadores y la justicia económica. Es un discurso que casi nunca se menciona en las celebraciones oficiales de King. El eco de sus palabras sigue siendo el llamado más elocuente a la resistencia 50 años después de que se escuchó en la gran iglesia Riverside en Nueva York. Aquí algunos fragmentos:
“Llega un momento en el cual el silencio es traición… Aun cuando son presionados por las demandas de la verdad interna, los hombres no asumen fácilmente la tarea de oponerse a las políticas de su gobierno, especialmente en tiempos de guerra. Ni se mueve sin gran dificultad el espíritu humano contra toda la apatía del pensamiento conformista... Más allá, cuando los temas a la mano parecen más perplejos como tan frecuentemente lo son en el caso de conflictos atroces, estamos siempre al borde de ser hipnotizados por la incertidumbre. Pero tenemos que proceder.
“Estamos llamados a hablar por los débiles, por los sin voz, por las víctimas de nuestra nación, por aquellos que son llamados ‘enemigo’, ya que ningún documento de manos humanas puede convertir a estos humanos en nada menos que nuestros hermanos.”
Estados Unidos, señaló, jamás podrá ser salvado mientras destruye las esperanzas más profundas del hombre por todo el mundo. El gran campeón de la no violencia afirmó: “nunca más podría levantar mi voz contra la violencia de los oprimidos en los guetos sin hablar primero claramente contra el proveedor más grande de violencia en el mundo hoy día: mi propio gobierno.
“Estoy convencido de que si vamos a colocarnos del lado correcto de la revolución mundial, nosotros como nación tenemos que emprender una revolución radical de valores. Tenemos que empezar rápidamente el giro de una sociedad orientada sobre las cosas a una sociedad orientada hacia las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, los motivos de las ganancias y los derechos de propiedad son considerados más importantes que la gente, el trío gigantesco del racismo, el materialismo extremo y el militarismo se vuelve invencible.
“Nuestra única esperanza hoy día reside en nuestra habilidad de recuperar el espíritu revolucionario y salir en un mundo a veces hostil declarando nuestra hostilidad eterna a la pobreza, al racismo y al militarismo.
“Ya no podemos gastar más en adorar al dios del odio o hincarnos ante el altar de la represalia. Los océanos de la historia se hacen turbulentos con las mareas cada vez más altas del odio. La historia está amontonada con las ruinas de naciones e individuos que procedieron por este sendero autoderrotador del odio.
“Tenemos que pasar más allá de la indecisión a la acción. Si no actuamos, seguramente seremos arrastrados por los largos, oscuros y vergonzantes pasillos del tiempo reservados para aquellos que tienen poder sin compasión, poderío sin moralidad, y fortaleza sin visión...
Ahora, empecemos. Ahora redediquémonos a la larga y agria, pero bella lucha por un mundo nuevo.
Organizaciones sociales y personas de conciencia por todo el país dicen que hoy día están respondiendo a esa invitación pendiente durante medio siglo.

Sunday, April 2, 2017

¿Hacia dónde va la relación de China con el resto del Pacífico?

Antonio Gershenson
E
l pasado domingo, 26 de marzo, nos referimos al cambio que se vive en el comercio internacional en el Pacífico. Ahora vamos a tratar el contexto de estos hechos. Empiezo por recordar una parte de mi artículo del domingo 27 de noviembre de 2016:
Se dio la visita del presidente de China a Perú y a Chile, a partir del 12 de noviembre, con resultados precisamente de una asociación estratégica y varios acuerdos comerciales. China es la principal en el comercio exterior de Chile. Se firmó un Tratado de Libre Comercio entre Perú y China. Se firmaron en total 12 convenios de cooperación. Entre China y Chile ya había desde antes un tratado de libre comercio, cuando Salvador Allende era presidente.
Esta visita del presidente de China a países de Sudamérica en el Pacífico es también un antecedente a lo que está pasando y que narramos el pasado domingo, en Asia y el Pacífico. Pero también se publicó durante la semana que termina, por la agencia china de noticias Xinhua, la visita del primer ministro chino a Nueva Zelandia, que sirvió para avanzar hacia la formación de una unión económica más amplia de Asia y el Pacífico. Se establecería un acuerdo de libre comercio entre los dos países, como el que ya tiene China con Australia, como dijimos el domingo pasado, vecina de Nueva Zelandia.
Parece ser que este proceso, que ya venía de antes, fue impulsado por la declaración del entonces presidente electo, Donald Trump, en contra de la asociación comercial formada por sus antecesores en el Pacífico y varios países que lo rodean, incluso México.
Mientras países sudamericanos aumentaban su relación económica con China, en México el presidente hablaba por teléfono con Trump y recibimos a más y más mexicanos y centroamericanos expulsados de Estados Unidos, y también recibimos noticias de mala economía de varios estados. Y el gobierno sigue considerando el 2 por ciento de crecimiento como la gran cosa, que ya ni eso es real, y prefieren que se olvide que México creció a 6 por ciento anual durante 40 años a partir del final del gobierno de Lázaro Cárdenas. Lo de que ni el 2 por ciento es real, que tal vez en crecimiento por habitante sea muy cerca de cero, no es un invento: el Banco Mundial publica que el crecimiento promedio de México en los últimos nueve años es de 1.9 por ciento.
Pero no sólo en México había y hay descontento con este gobierno estadunidense por esta política. Ya desde el 24 de enero, el Financial Times inglés publicó un artículo de su especialista en economía, Martin Wolf, del que creo debemos estar informados.
Empieza diciendo que, tras su investidura como mandatario, Trump hizo comentarios sobre el comercio que uno nunca hubiera esperado que vinieran de un presidente de Estados Unidos. Declaró que debemos proteger nuestras fronteras de los abusos de otros países que hacen nuestros productos, roban a nuestras compañías y destruyen nuestras fuentes de trabajo. Y dijo más: “Vamos a seguir dos simples reglas; comprar lo americano y rentar lo americano”. El hecho de llamarse a sí mismos americanos es una costumbre que desde hace mucho tiempo implica desprecio al resto del continente americano.
Sigue el artículo: “Esta no es sólo palabrería. El señor Trump ya canceló la participación de EU en la Asociación Transpacífico negociada por su antecesor. Anunció su intención de renegociar el Acuerdo Comercial de América del Norte… y ha hecho amenazas muy punitivas contra México (imposición de tarifa de importación de 35 por ciento) y contra China (imposición de tarifa de importación de 45 por ciento)”.
“La retórica de ‘Primero América’ se lee como una declaración de una guerra de economía.”
Finalmente, menciona como posibilidad que esta situación desemboque en una alianza de China con Europa y con otros países de Asia. Algo de esto ya está pasando, y es de lo que estábamos hablando.

Tuesday, March 28, 2017

Las becas de posgrado

Javier Flores
Justicia para Miroslava Breach Velducea
E
l problema que se ha presentado recientemente con las becas de posgrado ha generado gran inquietud no sólo en el medio científico, sino además en el sistema de educación superior, e incluso más allá, entre diversos sectores de la sociedad. Es un tema muy sensible porque en él se concentran algunos de los significados de lo que somos y hacia dónde queremos ir. Las becas, es decir, los estipendios que se asignan a los jóvenes que inician sus carreras científicas, son una herramienta indispensable en todos los países para la formación del capital humano; sin ellas es imposible pensar en la formación de personal altamente calificado, uno de los elementos que en la actualidad marcan la diferencia entre las naciones en términos del desarrollo.
Pero veamos los hechos. Por una parte la protesta de los jóvenes que cursan maestrías, doctorados o algunas especialidades, a través de mensajes en las redes sociales o actos como los realizados frente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), o más recientemente en la Feria de Posgrados de Calidad. Los estudiantes han expresado con estos actos su inconformidad por lo que consideraron la intención de cancelar, o no asignar las becas, en algunos posgrados que forman parte del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC). Se puede decir que estas expresiones han tenido mayor o menor intensidad en algunas instituciones o áreas del conocimiento, principalmente en ciertas entidades federativas como la Ciudad de México, pero dado que el PNPC está presente en varias regiones de la República Mexicana, puede decirse que la inquietud adquiere alcance nacional.
Otro elemento a considerar es la reacción de las autoridades. Lejos de eludir el problema, los funcionarios del Conacyt se han reunido con los jóvenes y al menos en dos ocasiones han convocado a los medios de comunicación con la finalidad de informar a la sociedad lo que ocurre. Algunos datos que se desprenden de esas comparecencias muestran que, desde luego, se mantienen las becas que están vigentes y que este año se otorgará un número de nuevas becas equivalente a las de 2016. La asignación de las mismas es algo complejo pues, por ejemplo, hay programas que se inician cada dos años, y si sólo se considera lo gastado el año pasado (que para alguno de estos programas pudo ser cero), se quedarían sin nada. Sin embargo, problemas como éste se están atendiendo y reasignando recursos tomando de aquí y de allá, en una labor muy compleja que nadie envidia, pero gracias a la cual difícilmente este año quedará un estudiante inscrito en alguno de los PNPC en los términos ya señalados, sin beca.
De los hechos anteriores quedan claras dos cosas, por un lado, que los estudiantes tienen razón en protestar al sentir que sus becas estaban en peligro, y por otro lado, que el Conacyt ha tomado al toro por los cuernos y hace lo posible para resolver el conflicto actual. Entonces, se preguntará la lectora o el lector: ¿dónde está el problema real?
El problema no está en el Conacyt como algunos han señalado, sino en la política hacia la ciencia que ha expresado en fechas recientes el gobierno federal. El tema de las becas es sólo un síntoma que muestra los efectos del recorte brutal al presupuesto del Conacyt en 2017, equivalente a una disminución de 23.3 por ciento en términos reales respecto del año anterior, el cual fue avalado casi sin resistencia por la Cámara de Diputados… Este es el verdadero problema.
En el presupuesto de egresos de 2017 hubo un ajuste generalizado, que en promedio significó un recorte de 10 por ciento para las dependencias del gobierno federal, en algunas universidades (no todas) no hubo recorte o incluso tuvieron incrementos pequeños, pero para el Conacyt el golpe fue de más de 20 por ciento. Entre las reacciones de la comunidad científica ante este ajuste me llamó mucho la atención en su momento la opinión del doctor José Antonio de la Peña, quien por cierto ingresó hace unos días como el integrante número 100 de El Colegio Nacional. El célebre matemático dijo en una entrevista: La reducción total a educación superior fue de uno por ciento, la Universidad Nacional Autónoma de México tuvo incrementos sobre un presupuesto muy bueno. Algo pasa que no veo, probablemente de carácter político.
Sea como sea, el daño provocado por este recorte ha sido tremendo y ha llegado a uno de los programas más importantes para el Conacyt, que es la formación de capital humano. La noticia de que se mantendrá este año el mismo número de becas que en 2016, puede ser buena para paliar el conflicto actual, pero implica dejar de crecer, y el estancamiento en este programa es indeseable para el futuro de la ciencia y del país, además de que es injusto para los jóvenes que cuentan con la capacidad y los méritos suficientes y no pueden ser admitidos en un programa de posgrado por la simple y sencilla razón de que no hay recursos. Además de que nadie quiere ver que se extienda el descontento a las universidades y otros sectores sociales.
En mi opinión, la Secretaría de Hacienda debe mostrar sensibilidad ante los acontecimienos descritos y realizar una asignación extraordinaria de recursos que permita resolver cabalmente el actual problema de las becas, y que en la elaboración del presupuesto del próximo año se pueda resarcir el desatino que llevó a un recorte desproporcionado en los recursos del Conacyt.