Tuesday, November 20, 2012

Desde Chicago

Desde los EEUU he seguido el conflicto de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Hoy en La Jornada, doña Rosario Ibarra de Piedra acusa a la rectora de obstaculizar la resolución del conflicto. Independientemente que la doctora Orozco, está afiliada a mi alma mater, el Politécnico, trataré de ser objetivo, esperando que entiendan mis intenciones de que México avance.

En la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), me tocó vivir un conflicto que puede ayudar a entender lo que pasa en el DF ahora. El Lic. Alfonso Vélez Pliego, historiador, decidió oponerse a la opinión del Ing. Luis Rivera Terrazas, quien apoyó al economista Luis Ortega Morales. Yo apoyé la decisión del astrónomo Terrazas. Perdimos, y en consecuencia, el Secretario del Rector Vélez, me negó apoyo para realizar un post-doctorado en Cambridge, Massachusetts. Hasta la fecha ese entonces secretario, y después rector, José Marún Doger Corte, ha tenido una malsana influencia en la UAP.

Mi conclusión no es que doña Rosario, tiene intereses mezquinos como los de Doger, sino sólo quisiera llamar la atención, al hecho de qué valores usamos en México, para escoger a nuestros rectores.

Administrativos o académicos.

Doger fue una mala elección, y espero que doña Rosario, no vaya a impulsar a un mediocre como Doger.

No comments:

Post a Comment