Friday, March 20, 2015

Rayos Cósmicos

Recientemente empezó a funcionar un observatorio de Rayos Cósmicos en Puebla. Por sugerencia de mi hermano, que quiere saber más al respecto, escribo aquí mis recuerdos.

Los primeros recuerdos, son las conferencias que dirigía, don Manuel Sandoval Vallarta en la Comisión Nacional de Energía Nuclear, donde tuve el gusto de trabajar, durante mis estudios de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica, en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, del Instituto Politécnico Nacional.

Cada viernes íbamos al auditorio, a escuchar a un científico, hasta el propio Richard P. Feynman se presentó en una ocasión, reconociendo a nuestro querido Sandoval Vallarta, como su profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Mi jefe en el Laboratorio de Plasmas, era el Ingeniero Mario Vázquez Reyna, quien empezó su carrera científica, construyendo detectores electrónicos para rayos cósmicos.

Sandoval Vallarta en colaboración con Arthur Compton, y Luis Álvarez, midió el efecto del campo magnético de la tierra sobre los rayos cósmicos, en la Ciudad de México; después de haber calculado la trayectoria de las partículas cargadas en este campo. Este trabajo también fue realizado por Bruno Rossi, colega de Sandoval Vallarta en el MIT, quien logró prioridad.

Por el trabajo de don Manuel, ahora sabemos que parte de los rayos cósmicos que llegan a la tierra son protones.

En 1994 con permiso de la Universidad Autónoma de Puebla, realicé una estancia, en el Laboratorio Nacional de Fermi, en Batavia Illinois. Mi profesor Arnulfo Zepeda Dominguez, fue invitado por James Cronin, para que México participara en el Observatorio Pierre Auger de rayos cósmicos. A su vez el profesor Zepeda, me invitó para que la Universidad Autónoma de Puebla participara.

Fue claro para mí, que la Universidad de Puebla, tenía lo necesario para continuar con los esfuerzos en esta disciplina fundamental. El Ing. Luis Rivera Terrazas, fundó la Escuela de Ciencias Físico Matemáticas, donde me encontraba trabajando, precisamente con la idea de contribuir a la ciencia moderna. El entonces Proyecto Auger, necesitaba Matemáticas, Electrónica, Física, y Computación. Nuestra Escuela tenía los entonces llamados Colegios, en todas esas áreas. Además dentro del Colegio de Física, estaba el Grupo de Óptica.

Platiqué con el profesor Alberto Cordero Dávila,  una vez que regresé de Illinois. Inmediatamente se le ocurrió usar la Cámara  Schmidt, para la parte óptica del proyecto. En general recibí una entusiasta aceptación de los colegas.

Quiero resaltar en estas memorias al profesor Humberto Salazar Ibargüen.

Tengo alumnos y colegas muy queridos, que han contribuido a la física de rayos cósmicos en Puebla, como el Dr. Arturo Fernández  Téllez,  sin embargo me concentro en el recientemente anunciado Observatorio HAWC.

Empiezo con los tanques con agua.

Cuando los colegas de Fermilab visitaron Puebla, como parte de la colaboración Auger, inmediatamente notaron la gran cantidad de tanques Rotoplas, para almacenar agua. El nuevo observatorio usa tanques de acero galvanizado.

El proyecto no es de lucro, por lo que siempre se busca el mínimo costo, para cumplir los objetivos. Desde el principio Humberto tesoneramente, se dedicó a estudiar la posibilidad de tanques llenos de agua como detectores de rayos cósmicos. Acá en Fermilab, donde vivo actualmente, se construyó uno más caro. En Argentina, donde está la sección sur del Observatorio Auger, se usaron tanques de otras empresas. Sin embargo Humberto, siguió investigando el problema práctico de construir estos detectores. Con ayuda del Dr. Wulyebaldo Fermín Guerrero Sánchez, incansablemente coordinaron la instalación de los tanques en Puebla, cerca de donde está el Gran Telescopio Milimétrico. 

Con esta nota quiero expresar mi agradecimiento a los amigos, que creyeron en mi idea, de que en México se puede hacer ciencia fundamental.

Por último, y no menos importante, pongo en esta nota ligas al periódico de mi amigo, Aurelio Fernández Fuentes, La Jornada de Oriente. Tomé la iniciativa en los noventas, de poner su periódico en un servidor de nuestro grupo de Física de Altas Energías. En este trabajo me ayudó mi gran amigo, el físico  Luis Montgomery.

2 comments:

  1. Muy interesante, a pesar de que nunca conocí a Vallarta al menos tengo la fortuna de haber presenciado el inicio del Pierre Auger, en ese entonces yo era su estudiante y de ahi comenzó mi curiosidad por los rayos cósmicos, curiosidad que aún conservo.

    ReplyDelete
  2. Ibrahim, México tiene un gran futuro en esa área. ¡Qué bueno que le entraste!

    ReplyDelete