Saturday, May 28, 2016

Riqueza oculta en paraísos fiscales ha crecido exponencialmente: Oxfam Por Susana González G.

Ciudad de México. A los gobiernos de las naciones pobres o en desarrollo, como el de México, les hace falta capacidad pero también voluntad política para erradicar la salida de billones de dólares hacia paraísos fiscales. Ello a pesar de estar cada vez muy presionados por la falta de recursos que les permita cumplir con sus obligaciones en materia de salud, educación y combate a la pobreza, sobre todo por el cese de la bonanza económica mundial de las materias primas, como el petróleo y los alimentos, aseveró Ricardo Fuentes-Nieva, director en México de Oxfam, organización mundial que desde 1942 realiza labores humanitarias y pretende erradicar la pobreza.

“Toda la evidencia indica que la riqueza del mundo escondida en paraísos fiscales ha crecido exponencialmente desde la década de los ochenta, cuando comenzó la era de la globalización”, indicó en entrevista con La Jornada. Incluso refirió que un estudio de la Universidad de Berkely “sugiere que una gran parte de la riqueza que llega a los paraísos fiscales puede tener una fuente de corrupción, lavado de dinero o de evasión fiscal”.
Sólo a los países pobres, los evasores de impuestos, bancos y paraísos fiscales les arrebatan cada año 170 mil millones de dólares, según los cálculos de Oxfam, monto con el que se podría salvar la vida de 150 millones de niños en el mundo a los que se les diera atención médica.
La evasión, acotó Fuentes-Nieva, puede ser mucho mayor, y oscilar entre los 7 y 30 billones de dólares a nivel mundial (la economía de Estados Unidos asciende a 16.4 billones de dólares), según la organización de que se trate y la metodología utilizada. La evasión fiscal se calcula a partir de los registros de salida de capitales de cada país que luego ya no aparecen en otras naciones, como los paraísos fiscales, pero son cifras estimadas dada la secrecía que prevalece en bancos y empresas offshore, explicó.
La Comisión Económica para América Latina (Cepal), por ejemplo, dio a conocer en la semana que concluyó que los flujos financieros ilícitos ascendieron a 128.9 billones de dólares entre 2003 y 2012, lo que representa 3.3 por ciento el producto interno bruto de la región, duplica los 54.4 billones de dólares captados a los que ascendieron las remesas y representan 16 veces más la asistencia oficial al desarrollo calculada en sólo 8.5 billones de dólares.
Si bien los principales perjudicados de la evasión fiscal es la población y los países más pobres ya que éstos tienen menos capacidad tanto de fiscalización como para defender sus derechos a nivel internacional, el director de Oxfam también señaló entre las naciones desarrolladas persiste la falta de voluntad política para atacar el problema, pese a que han sufrido la “degradación” del Estado de bienestar.
Los Papeles de Panamá revelaron que hay muchísimos políticos involucrados en “esos movimientos de capitales y empresas offshore que aunque no todos son ilegales van contra un sistema fiscal justo, equitativo y ético, porque no porque sean legales son necesariamente correctos, como es el caso de empresas como Amazon que estructuran de determinada manera para pagar pocos impuestos”.
Consideró, por ejemplo, que las medidas anunciadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) después de conocerse los Papeles de Panamá son acuerdos “positivos” pero es un “club de países ricos” y es necesario que las naciones menos desarrolladas sean integradas y tengan más representatividad en las medidas que se tomen para limitar la evasión y crecimiento de los paraísos fiscales.
Oxfam pugna porque la creación de un sistema de cooperación internacional con capacidad de vigilar, fiscalizar e imponer sanciones a quienes evadan, que tenga carácter supranacional y se coordine con las leyes de cada país.
IMPUNIDAD EN MÉXICO PONE EN DUDA LUCHA CONTRA LA EVASIÓN
En el caso de México, el director de Oxfam puso en duda que el endurecimiento de las medidas fiscales realizadas en el gobierno actual sirvan para atacar la evasión y la salida de capitales hacia paraísos fiscales.
México puede tener un problema de evasión fiscal “igual de grande que otros países con economías de tamaño similar” y sentenció que muchas de las leyes y reglas que sirven para limitar los paraísos fiscales “tienen que ver con un sistema de justicia efectivo, eficiente, justo y con una capacidad del Estado para sancionar pero no tenemos ninguna herramienta para decir que la impunidad que existe en otras áreas de la justicia sea diferente en el caso de los evasores fiscales o la gente que esconde su dinero en paraísos”.
El gobierno mexicano tuvo una respuesta “políticamente correcta, por usar un término, al asegurar que investigaría los casos de offshore que involucraron a empresarios mexicanos en los Papeles de Panamá”, pero “en un país con tanta impunidad y debilidad judicial tan grande, el deseo de investigar no es suficientes, sobre todo teniendo tanta desigualdad y millones de mexicanos en pobreza”, sentenció Fuentes-Nieva.
También criticó que el gobierno federal no se haya sumado al compromiso asumido por en la reciente Cumbre Anticorrupción por 6 naciones (Gran Bretaña, Francia, Holanda, Afganistán, Kenia y Nigeria) para hacer públicos los registros de propiedad con los nombres los verdaderos dueños y beneficiarios de inmuebles y compañías domiciliadas en paraísos fiscales. Una incipiente medida de transparencia en la lucha para abatir que se siga escondiendo la riqueza del mundo en beneficio de unos cuantos.
Convocada por el gobierno de Gran Bretaña y celebrada el 12 de mayo, a la Cumbre Anticorrupción asistieron representantes de 40 naciones y de organismos internacionales. Por parte de México acudió Virgilio Andrade, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP) y quien realizó la investigación de la llamada Casa Blanca, propiedad de Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto.
En su momento, la dependencia informó que el gobierno mexicano se comprometió en la Cumbre Anticorrupcióna reforzar políticas públicas e instrumentar reformas para combatir prácticas de corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal, con la participación de la sociedad civil y la creación de un sistema nacional anticorrupción. Para Fuentes- Nieva México sólo participó en la cumbre pero “no ejerció un liderazgo”.

La Jornada

No comments:

Post a Comment