Sunday, September 18, 2016

Creciente endrogamiento, a costa de la mayoría… y de la producción

Antonio Gershenson
Y
a hemos visto, y loseguimos viendo a diario, que el endrogamiento y los mayores préstamos que el gobierno solicita van a costa de la mayoría de los mexicanos.
También se acelera la baja en la producción del petróleo. El presupuesto se va encogiendo, mientras unos cuantos altos funcionarios se enriquecen, los que menos, conservan elevados ingresos.
Se anuncia que la producción de petróleo descenderá más en 2017, incluyendo el crudo extraído.
Todas estas son muestras de que el régimen va hacia abajo. Y faltan dos años y medio para el fin del sexenio, y dos años para la elección federal.
Algunos políticos ya actúan en función de esas fechas. En lo que más deberíamos pensar es en un nuevo régimen, otra vida, un nuevo país, cuyas bases sean una mayor igualdad, una economía acelerada y no atascada, y con fundamento en la verdad; basta de ser el país de las mentiras.
Las previsiones de producción de México han estado bajando hasta casi 2 por ciento. Como si ese monto fuera lo ideal. No se dice cuánto aumenta la población, porque la producción por habitante no pasaría, ahora o al rato, de cero. Luego empezarán con los números negativos, como ya sucedió, por ejemplo, en Brasil y Argentina, para no salir de Latinoamérica.
Nos vemos obligados a recordar que, entre los primeros años 40 y 1982, la producción nacional fue del orden de 6 por ciento. En este último año, De la Madrid inicia el viraje a la derecha y los procesos de privatización y entrega al imperio y a las grandes empresas transnacionales. Se ha hablado de 30 años. Para ser precisos, son 35 años, desde el principio de la megaentrega, en 1982, hasta 2017.
Se habla del descubrimiento de seis campos petroleros. Hallazgos no tan recientes, según se desprende de las letras más chiquitas. Lo peor es que todavía no hay existencia real, y ya están viendo a qué transnacional le entregan cada parte. Ya se les olvidó que antes todo esto lo hacía Pemex, y que había trabajo para mexicanos (ahora, en buena medida, incluso el empleo se entrega, sobre todo, a personas procedentes de Colombia y Venezuela, traídos por las transnacionales). Muchas cosas de nuestra vida son muy poco deseables.
Yo vi y viví, por sólo una semana, cuando era diputado, aproximadamente en 1984, una vida muy diferente.
Le llamaban Alemania Oriental y la calificaban de dictadura, o colonia de la URSS. Pero lo que yo vi primero y, como físico que soy, fue una gran precisión del sistema. El nombre oficial del país era República Democrática Alemana. Las carreteras en México a menudo no tienen ninguna señal sobre la distancia recorrida, y cuando sí la tienen es una señal cada kilómetro. Allá, aparte de una señal de mayor tamaño cada kilómetro, tienen una más pequeña cada cien metros, con su numerito. En las bajadas, además, había indicadores de la inclinación: 15 o 20 grados, por ejemplo.
Al conocer a los habitantes, me encuentro con otras diferencias con lo nuestro. Las mujeres de la ciudad no tienen pintados los labios ni ninguna parte de la cara o del cuerpo. En cambio, las campesinas, a las que uno ve en grupos grandes, tienen todas los labios pintados de rojo. De las que vi, hablaban muy contentas, muchas al mismo tiempo. En general, se va notando en ellas una formación menos cultural que la de las urbanas, lo cual no es extraño.
La diferencia más notable, para mí, fue que allí todos decían la verdad. Ni siquiera conocían las mentiras en la vida cotidiana. Un compañero mexicano de nuestro grupo no se dio cuenta de eso. Salió a una fiesta y cuando le preguntaron a qué hora regresaría él dijo que a las 9 pm. Pero pasó esa hora y no llegaba, así que quienes lo esperaban creyeron que había habido un incidente que le impedía regresar. Y fueron a buscarlo. Él se puso furioso, consideró que era una dictadura. Yo le dije que no estábamos en México, que allí todos decían la verdad, exacta, y les extrañó que no llegara a las 9 de la noche como había dicho. De esto de decir todos la verdad, me han dicho que también se da en otras ciudades del norte de Italia, como Milán y Suiza. Y aclaran que en Roma es lo contrario, y que en algunos casos es peor que México.
Da la impresión de que todos ya tienen título o carrera o están trabajando por él. Una mesera de un lugar donde comíamos nos atendió con un gran platillo que le valió su graduación, como mesera.
En el hotel, junto a un bosque al que se puede salir a pasear, había una ventana con un multimedidor por afuera, con variables relacionadas con el clima presente y el próximo para auxiliar a los paseantes.
Había música al gusto del huésped. Una gran cantidad de discos, la mayoría de música clásica. El baño del cuarto contaba con regadera y una tina. Ésta tenía un medidor para la temperatura del agua, para que el huésped eligiera la mejor a su gusto.
Podrán haberlo destruido hasta la base. Se ve que tenían miedo, no de lo que decían, sino del mal ejemplo. La derecha, el imperio y el dinero ganaron la batalla. Pero ese país no deja de ser, en algunas memorias, un monumento a la cultura y a la ciencia para el pueblo. Ya quisiera yo que tuviéramos algo de esto en nuestro futuro.

No comments:

Post a Comment