Sunday, September 25, 2016

¿Qué pasa en Vietnam? ¿Y en Laos?

Antonio Gershenson
H
ace mucho que pasó la llamada Guerra de Vietnam, aunque participaron también otros países. No nos llegan noticias por los medios normales de comunicación. Sabemos que la guerra terminó con la huida del continente de las tropas estadunidenses, la derrota de los ejércitos títeres y muchos muertos, principalmente de Vietnam y luego de Laos. ¿Pero qué pasa ahí hoy?
El pasado 15 de mayo, en estas páginas, hablamos de que había diferentes fases de construcción de una red ferroviaria en el sureste de Asia, entre la estación de Kunming, en China, y en el sur, Kuala Lumpur, capital de Malasia. Son tres vías entre estas dos terminales. La central va por Laos y Tailandia. La del este va por Vietnam y Cambodia. Y la del oeste por Myanmar, antes Birmania. Como vemos, Laos y Vietnam están y estarán cada vez menos aislados.
Está también planteado un ferrocarril desde la frontera sureste china hasta el puerto de Singapur.
Se acaba de celebrar una reunión en la Asociación de Naciones del Asia del Sureste, en Vientián, capital de Laos. Como parte de la red ferroviaria mencionada está en este país una vía de 427 kilómetros, construida por China, con 72 túneles y 170 puentes.
El primer sistema ferroviario de la región fue construido con carácter colonial por Inglaterra y Francia para transportar a Europa los productos agrícolas y mineros. Luego se amplió el objetivo de los transportes a América del Norte.
Pero el rápido crecimiento de China, sobre todo en los últimos 20 años, cambió el cuadro, y las redes ferroviarias van al interior de Asia.
Un acuerdo firmado en octubre de 2006 por 19 países asiáticos y euroasiáticos establece la construcción de un Ferrocarril Transasiático, que incluirá una unión entre el sureste de China y Singapur en la costa sureste.
También se incluyen tramos de ferrocarril de alta velocidad, incluyendo el comprendido entre Kuala Lumpur y Singapur.
Vietnam tiene un alto ritmo de crecimiento económico. Su desarrollo promedio en los últimos 9 años, según datos del Banco Mundial, fue de 6.2 por ciento. En 2015, el más reciente publicado, fue de 6.7 por ciento. Sólo hay tres países en el mundo con un crecimiento mayor: China, India y Uzbekistán.
Como vemos, los efectos económicos de la Guerra de Vietnam ya quedaron atrás en los países mencionados.
En Estados Unidos, salvo lo dicho, es difícil medir los efectos. Pero su situación económica frente a los países de Asia analizados es bastante más triste. Su crecimiento promedio anual en los últimos 9 años fue de 1.3 por ciento. Y en los dos primeros trimestres de este año, peor: 0.2 por ciento en el primero, y 1.2 por ciento en el segundo.
Nuestro país estuvo entre los que tenían crecimientos relativamente altos, del orden de 6 por ciento, desde el final del cardenismo hasta 2012, cuando se impuso la política derechista de desnacionalización económica, creciente dependencia y neoliberal. Desde entonces el crecimiento económico se viene al suelo. Nuestro promedio en los 9 años recientes fue de 1.9 por ciento y para el gobierno será la gloria si no baja de 2 por ciento, lo cual está por verse. De todos modos, estamos por los suelos; la mayoría de los mexicanos, peor, mientras una minoría se enriquece.

No comments:

Post a Comment