Wednesday, November 23, 2016

“Autonomía dotó a la UAP de fortalezas, por eso es una de las mejores del país”

 23/11/2016 04:00 
 Publicado por 

Hace 60 años, tras una serie de luchas y movilizaciones sociales protagonizadas por los universitarios de la entonces Universidad de Puebla, la masa crítica de la institución logró su autonomía del Estado, transformándola en la Universidad Autónoma de Puebla: un ejemplo para otras instituciones educativas del país que deseaban fijar su rumbo en plena libertad.
Gracias a la visión compartida de su masa crítica y pese a las diferencias políticas que emergieron en aquel 1956, la UAP es ahora una de las cuatro mejores instituciones de educación superior de México y entre las destacadas de América Latina, según se informó en un boletín oficial.
Que la UAP sea hoy la universidad de los poblanos se debe a la inquietud académica, social, cultural y política de los universitarios que a inicios de los años 50 del siglo pasado escribieron las primeras líneas de una historia que, año con año, se reconfigura con la llegada de nuevas generaciones, pero que no olvida el legado de sus predecesores.
A 60 años de distancia, hoy el futuro de la UAP está en manos de sus estudiantes, académicos, investigadores y personal administrativo. Una institución que avanza hacia los objetivos que los propios universitarios han establecido.
Desde 1934, en los medios internos del entonces Colegio del Estado se consideraba a la libertad de cátedra como “un principio civilizador, emanado del más grande de los principios de la humanidad: la libertad de pensamiento”.
Comprender las profundas transformaciones que ha tenido la institución, desde su génesis, “permitirá a los universitarios insertarse en una tradición histórica que no rompe, sino integra y valora las luces y voces del pasado, los sueños y las formas de mirarnos”, subraya Jesús Márquez Carrillo, académico de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAP.
Es decir, “tomar, en suma, conciencia de nuestra realidad para transformarla, a partir de comprender el proceso histórico y construir colectivamente un sentido de pertenencia, cuyo propósito no sea solo legitimar el presente”.
Los sueños de los que habla el investigador fueron expresados por el estudiantado poblano mediante extensos manifiestos en los cuales reflejaban su compromiso con la sociedad, “su razón de ser”.
Necesitaban de plena autonomía para hacer efectiva dicha responsabilidad: “Las universidades más adelantadas, las que mejor cumplen su misión cultural, son las que han nacido en un clima de libertad académica: autonomía en su cuna; autonomía por conquista”, escribió en 1945 el presidente de la Federación Estudiantil de Puebla, uno de los grupos más activos en esta lucha.

No comments:

Post a Comment