Sunday, November 13, 2016

¿Qué hacer? Un primer aspecto

Antonio Gershenson
Foto
E
l cambio de la relación con Estados Unidos puede tener muchas consecuencias, sobre todo con la actitud de nuestro Presidente, que ya había invitado a México al próximo mandatario estadunidense, y ahora ya se puso de acuerdo con él para una relación más estrecha. Los dos son probablemente los más derechistas en un buen tiempo, en sus respectivos países.
Un primer aspecto que voy a abordar es la necesidad de aumentar de manera considerable nuestra relación económica con países independientes. Con esta último término me refiero incluso a que el país respectivo no mantenga, por ejemplo, algún tratado económico con Estados Unidos.
Se trata de que México tenga, precisamente, más independencia económica, pero también mejores condiciones para recuperar el crecimiento con que contábamos en el pasado. El Banco Mundial ha establecido que el crecimiento económico del país del norte ha sido de 1.3 por ciento hasta 2015, y en los primeros trimestres de 2016 ha sido aún más bajo.
La mayoría de los otros países tiene también niveles bajos de crecimiento, y en varios casos tienen crecimiento negativo.
Los países independientes con un crecimiento mayor a 5 por ciento, basándonos en el promedio de 2007 a 2015, son casi todos de Asia; los mayores de tamaño en población son: China (9.7 por ciento promedio en ese periodo), India (7.4), Indonesia (5.6) y Vietnam (6.2). No son los únicos, pero son una base, y su posición económica indica la posibilidad de una alta importación y exportación, de un importante comercio internacional.
Con un cambio en la política económica podemos recuperar la mayor capacidad de crecimiento económico que tuvimos desde el fin del gobierno de Cárdenas, en 1940 hasta 1982, de alrededor de 6 por ciento anual.
La población de estos países (productora y consumidora) es un porcentaje muy alto de la población mundial: (Ver imagen)
Casi 3 mil millones de habitantes. Se trata de posibles consumidores. Casi 10 veces la población de Estados Unidos, que era de 313 millones en esta misma fuente.
Hay que señalar que los ferrocarriles de estos países y sus obras llegan incluso a islas de Asia. En China hay por lo menos una vía en funcionamiento. Existe también por lo menos otro ferrocarril internacional en construcción.
Creo que tenemos esta alternativa, muy superior a cualquier simple sumisión a otro país del que ya dependemos, y si emprendemos una verdadera reforma económica, para recuperar el nivel de crecimiento que ya tuvimos durante 42 años, o incluso mayor, eso sí que será progreso económico para el país.
Esta reforma incluiría la recuperación para la nación de las unidades económicas estratégicas que se han estado privatizando y entregando a particulares, en especial a trasnacionales.
En escritos futuros en este mismo espacio trataremos de ampliar este planteamiento, así como analizar otros aspectos ante el nuevo gobierno de Estados Unidos.

No comments:

Post a Comment