Friday, December 2, 2016

Ustedes no son estudiantes, ustedes son unos guerreros: doña Silveria a alfabetizadores



Comparte esta nota:
 02/12/2016 04:00 
 Publicado por 

■ Foto Rafael García Otero
Durante la mayor parte de su vida Silveria Nava Segura fue analfabeta. Hace apenas un lustro, cuando tenía 47 años, terminó la primaria, pero ayer por la mañana ya estaba brindando un discurso en uno de los recintos culturales más importantes del país: la Biblioteca Lafragua, ante decenas de profesores, académicos, investigadores, estudiantes, autoridades y el rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).
“Miren: yo soy de la comunidad de Xaltipanapa, del municipio de Tepeyahualco. Empecé a trabajar a la edad de ocho años. Desgraciadamente mis padres no tenían para darme un estudio, tuve que venirme a Puebla para trabajar y ver a mis hermanos, con muchas ganas de estudiar y saber qué decía un libro… pues no se pudo. Pero a la edad de 47 años dije: ‘Hoy sí se puede y por qué no’. Acabé la primaria a los 47 años y acabo de terminar la secundaria a los 52 años y pienso seguir estudiando, para saber qué dicen todos los libros: no me quiero cerrar, quiero ser persona de bien y sí se puede, ¿por qué no?”, expresó en una intervención que, sin exagerar, conmovió hasta las lágrimas a varios de quienes la escucharon.
Silveria Nava fue una de las oradoras principales en la ceremonia que este jueves por la mañana dio inicio a los festejos por el XV Aniversario del Centro Universitario de Participación Social (CUPS) de la máxima casa de estudios. A la recia mujer, quien tuvo que empezar a trabajar a los ocho años de edad y es célebre en su comunidad porque siendo niña, en una disputa, defendió literalmente a mordidas las tierras de su familia, le tocó ser la representante de los alfabetizandos.
“Cada una de las personas que han aprendido a leer y escribir son un ejemplo de que es posible superar rezagos y son la mejor bandera de este programa, así como el mejor testimonio de los beneficios que conlleva la alfabetización y el trabajo comunitario”, aseveró el rector de la máxima casa de estudios en la entidad, Alfonso Esparza Ortiz, cuando le tocó tomar la palabra, para finalizar la ceremonia inaugural.
El titular de la administración central dijo también que los estudiantes que acuden a las campañas de alfabetización durante sus vacaciones, representan la convicción de la universidad por hacer efectivo, en los hechos, el compromiso de ayudar al mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad.
Marcial Fernández Velázquez, bibliotecario y juez de Paz de Tatoxcac, en Ixtacamaxtitlán, hizo un reconocimiento a la labor de los alfabetizadores y señaló que su llegada a esa población, cambió para bien la vida en la comunidad.
Mirta Figueroa Fernández, coordinadora del CUPS, destacó que en 15 años de trabajo se han consolidado 12 campañas de alfabetización y trabajo comunitario en zonas rurales, con la participación de más de 700 estudiantes de preparatoria de la UAP.
Además, apuntó, se han logrado seis escuelas comunitarias en colonias de la periferia del municipio de Puebla, en las que colaboran estudiantes de servicio social y prácticas profesionales; cuatro programas de alfabetización municipal; ocho bibliotecas comunitarias en las sierras poblanas y tres centros permanentes de alfabetización de adultos en el Bachillerato Internacional 5 de Mayo, la Preparatoria Lázaro Cárdenas del Río, campus Zacatlán, y la asociación civil Yo’onlxim.
“Todos estos proyectos nos han dado la oportunidad de trabajar y aprender con 23 mil 472 personas de diversas zonas del estado de Puebla”, comentó Figueroa Fernández, quien anunció un proyecto en construcción con cuatro centros comunitarios que abrirán más espacios para la participación social universitaria y contribuirán a mejorar las condiciones de vida de la población de colonias de la periferia de la capital poblana.
Aurelio Fernández Fuentes, el principal fundador e impulsor de las campañas de alfabetización y quien no tiene ningún problema para improvisar arengas, esta vez apenas y pudo hablar. Visiblemente conmovido, con la voz entrecortada, dijo que agradecía a todos los que han participado en el proyecto y recordó, como lo hizo Mirta Figueroa, entre lágrimas, la enorme labor de Jorge Pedrajo, fundador del CUPS.

Recordar al guerrero

Porque la celebración por el décimoquinto Aniversario del Centro Universitario de Participación Social fue también un homenaje a Pedrajo, cuyo espíritu se ha vuelto leyenda entre los alfabetizadores de viejo y nuevo cuño, no solo por haber sido líder del grupo –si es que la palabra “líder” es permitida entre ellos–, sino porque quienes lo conocieron saben bien sobre la pasión que movía a este hombre: cuando no andaba en campaña, estaba planeando la siguiente.
Se proyectó un video –realizado por Ítalo Iván Nava Fernández, mejor conocido entre la tropa como Yiyo– en el que se dio cuenta sobre las actividades del CUPS y en varias tomas apareció Jorge, en sus mejores años como director del Centro y también en su etapa de joven alfabetizador, con la sonrisa, el arqueo de cejas y la mirada centelleante que lo caracterizaba.
Hubo después la entrega de reconocimientos y uno especial post mortem para Pedrajo, que recibió su compañera de vida Ana Asensio, quien la ha hecho de asistente, chofer, confidente y, seguramente, muchas cosas más en las campañas a las que ha asistido.
Los alfabetizadores nuevos y viejos, las maestras del Centro Freinet Prometeo que acudieron, los investigadores del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales, los académicos de la UAP, los padres de familia de los estudiantes y los alfabetizandos que salieron desde temprano de sus comunidades para asistir al acto, aplaudieron con vigor y emoción cuando se recordó a Jorge, un guerrero, como dijo Silveria Nava que son los muchachos que hoy continúan el camino trazado por Pedrajo:
“Tengo seis hijos: cuatro varones y dos mujeres y les digo que sí se puede, porque tengo 52 años. Gracias a las personas que nos prestan la oportunidad, porque hoy le dije a Paco (Francisco Javier Torres Alonso, estudiante de Psicología y quien le enseñó en una campaña reciente a usar la cámara fotográfica para documentar la vida de su comunidad): hoy lo tengo aquí en mi mente y a los demás que fueron (por ella a Xaltipanapa) les dije: ‘Paco, ustedes no son unos estudiantes, ustedes son unos grandes guerreros y de verdad, teniendo estas personas delante de mí les digo: ‘¡dios mío, me diste mucha infancia triste, pero en este momento me está dando mucho de lo que no recibí”!

No comments:

Post a Comment