Tuesday, February 14, 2017

Científicos mexicanos contra la xenofobia

Javier Flores
E
l director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el doctor Sergio López Ayllón, anunció hace algunos días que la institución a su cargo realizará un conjunto de acciones para responder a los señalamientos del presidente de Estados Unidos en contra de los mexicanos. Se trata de actos en los cuales se invitará a participar a legisladores de la nación vecina y se realizarán reuniones académicas con el fin de crear conciencia y dar información certera acerca de lo que realmente es nuestro país.
Este centro apoyará también a estudiantes que sean expulsados del territorio estadunidense. Lo anterior es una muestra del ánimo que priva en las instituciones de investigación de México frente a las expresiones xenofóbicas de Donald Trump.
Creo que es muy importante dar a conocer y examinar la postura de las instituciones científicas de nuestro país y de los integrantes de la comunidad científica mexicana frente a las políticas del gobierno de Estados Unidos contra México y la ciencia.
En un comunicado difundido ayer en distintos medios, entre ellos La Jornada, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, cuyo director es el doctor José Mustre de León, manifiesta su oposición a las políticas de exclusión que intenta llevar a la práctica la presidencia de Estados Unidos, y refrenda su convicción de que “(…) la colaboración, la cooperación y el intercambio son instrumentos indispensables para el progreso de una nación y, en particular, para el desarrollo de la ciencia”.
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha desarrollado en este tema una intensa actividad. Entre las acciones que ha emprendido destaca un comunicado publicado el pasado 30 de enero firmado por su rector, el doctor Enrique Graue Wiechers, y por los directores de todas las dependencias de esa casa de estudios, en el que se señala que las primeras acciones de Trump como gobernate “(…) amenazan la soberanía nacional y la autodeterminación del pueblo mexicano”.
Luego, el pasado 7 de febrero fue presentado un plan que incluye contactos con universidades estadunidenses, para, además de agradecer la solidaridad que han manifestado muchas de ellas, facilitar el ingreso de los estudiantes que pudieran ser deportados a la UNAM y a otras instituciones. También, junto con el CIDE, la máxima casa de estudios fue una de las convocantes a la marcha que se realizó el domingo para protestar contra las políticas antimexicanas del presidente estadunidense.
A propósito de la marcha, en mi opinión fue muy interesante, aunque con menos asistencia de la esperada, con escasa participación de jóvenes, pero en la que todo mundo pudo expresar lo que quiso, como evidencia la mezcla de las protestas contra Trump y hacia el gobierno de México. Si alguien se imaginó que este acto serviría de apoyo al presidente Peña Nieto, se equivocó rotundamente.
La marcha fue también un espacio para que los científicos se expresaran. A la manifestación del domingo asistió buen número de investigadores, entre ellos el doctor Xavier Soberón Mainero, director del Instituto Nacional de Medicina Genómica, quien, de acuerdo con información publicada ayer en diversos medios, entre ellos La Jornada Aguascalientes, dijo que las medidas impulsadas recientemente en Estados Unidos no corresponden a lo que siempre ha caracterizado a la ciencia, la cual ha sido internacional y abierta.
Aún no se sabe cuáles serán las políticas del presidente Donald Trump respecto de la ciencia, no obstante, cerrar las fronteras a científicos de otros países es muy mala señal, afirmó. Esperemos que con esta marcha se escuche que hay muchos mexicanos que estamos en contra de esas políticas de xenofobia, de exclusión, de odio, dijo Soberón Mainero.
En el mismo sentido se expresaron en la marcha otros científicos. El director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Germán Fajardo Dolci, lamentó algunas de las concepciones científicas de Trump: Me parece increíble, hay opiniones que ha expresado el presidente Trump que van contra toda evidencia científica, lo cual es sumamente preocupante para todos.
Sergio López Ayllón agregó en la marcha que el desconocimiento de Trump sobre el cambio climático, por ejemplo, “(…) es muestra de la ignorancia; por eso tenemos que protestar, no podemos desconocer esas políticas en contra de todo el sentido común y del bienestar de la humanidad”.
Los anteriores son sólo algunos ejemplos de la postura de instituciones e investigadores mexicanos frente a las actitudes xenofóbicas de Trump.
Es previsible que en las próximas semanas las voces de nuestros científicos frente al retroceso que representan las concepciones científicas del presidente de Estados Unidos se multipliquen y se unan a la gran protesta mundial que se avecina.

No comments:

Post a Comment