Friday, April 7, 2017

Homenajean en Chilpancingo a ex guerrilleros que pelearon con Lucio Cabañas

Citlal Giles Sánchez ( )
Chilpancingo, 6 de abril. Después de casi 43 años, los restos de los ex guerrilleros Eliseo Flores Vázquez y Martín Nario Orgánez, quienes acompañaron al comandante Lucio Cabañas en su lucha por una sociedad más justa, fueron entregados hoy a sus familiares. De ese tiempo a la fecha, la situación en el estado no ha cambiado, reclamó Arquímedes Morales Carranza, integrante de la Comisión de la Verdad (Comverdad) quien aseguró que “se sigue padeciendo un sistema corrupto, un pueblo en la miseria y un país que se va a pique”.
La llegada de los ataúdes de madera, donde iban los restos de Eliseo y Martín (G1 y G2 como se le nombraron antes de ser identificados) al Teatro Hundido de la Alameda Granados Maldonado, estaba programada a las 4 de la tarde, sin embargo, arribaron casi a las 5 de la tarde; ahí ya los esperaba su hijo, Gilberto Flores, quien desde los siete años dejó de ver a su padre; también estaba la media hermana de Eliseo, quien se dijo reconfortada por tener ya donde irle a dejar flores a su hermano, así como luchadores sociales e integrantes de la Comisión de la Verdad.
Junto a los restos, había dos cajas más, en el que se guardaron las pertenencias que se encontraron junto con los cuerpos.
“Los hijos de nadie, los dueños de nada; los ninguno y los ninguneados (…) que no hablan idiomas, sino dialectos (…) aquellos que no tienen nombre sino número (…) que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local, los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata”.
Con un poema de Eduardo Galeano, inició el homenaje a los dos guerrilleros; Arquímedes Morales Carranza, integrante de la Comisión de la Verdad, comisión que dio con el paradero de los restos de los dos guerrilleros, agradeció a la doctora Perla Gómez Gallardo y a su equipo, por medio del cual fue posible rescatar los restos.
Recordó que el 8 de septiembre de 1974, hace casi 43 años, en el cerro de las Clavellinas, cerca de la comunidad del Posquelite, municipio de Coyuca de Benítez, cayeron en combate frente al Ejército nacional, dos guerrerenses comandados por Lucio Cabañas Barrientos y fueron enterrados ahí mismo por los habitantes, debido a la negativa del Ejército para trasladarnos a sus lugares de origen.
“Más de 40 años después, la Comverdad tuvo acceso a los datos que permitieron localizar el sitio de inhumación, y sus restos fueron trasladados a la Ciudad de México donde se hicieron los estudios necesarios para su identificación”, detalló.
Los restos de los dos ex guerrilleros fueron nombrados como G1 y G2, sin embargo –agregó- hoy se sabe que son Eliseo Flores Vázquez, originario de Chilapa de Álvarez, y Martín Nario Orgánez de Atoyac de Álvarez, quienes ahora regresan con sus familiares y a su estado natal, “hoy recuperan su dignidad y su derecho a descansar en un lugar público”.
Morales Carranza dijo que a partir de hoy se conoce la verdad de dos guerrerenses quienes lucharon por defender el sueño de vivir en una sociedad más justa, donde no hubiera ricos y pobres, poderosos y don nadies, donde todos pudieran comer, vestir, estudiar, gozar de salud y tener un trabajo digno y vivir en paz; una lucha que dijo, se sigue dando.
“Porque después de más de 40 años las condiciones no han cambiado, aunque algunos digan lo contrario; seguimos padeciendo un sistema corrupto y un pueblo en la miseria, vivimos en un país que se va a pique, donde 87 por ciento de los jóvenes no tienen posibilidades de matricularse en una licenciatura, donde la escolaridad promedio es de 8.3 años, que corresponde a un tercer año de secundaria; inmersos en una severa crisis económica; en el que según la Secretaría de la Función Pública se pierden de 70 a 100 mil millones de pesos por soborno, cohecho, colusión, corrupción e ineficiencia y no pasa nada”.
Agregó que se vive en un país en el que la violencia se ha vuelto cotidiana y que lleva a la sospecha de que somos gobernados por un narco sistema político, es decir, es el mismo o peor que el de hace 43 años.
“Hoy recuperan su nombre con dignidad aquellos don nadie, que alguna vez fueron tachados de roba vacas, facinerosos, desadaptados sociales y bandidos, lo mismo que fue esgrimido contra Hidalgo, Morelos, Francisco Villa o Emiliano Zapata”.
En el homenaje también dirigió unas palabras un representante de la Normal Rural de Ayotzinapa, quien recordó que la Normal Rural cobijó a Lucio Cabañas, donde él se formó como hombre libre y tomó conciencia para organizar a la comunidad para que luchara contra el mal gobierno.
“Que se revuelque en su tumba Figueroa, porque ahora estamos recordando a estos hombres valientes, que se revuelque en su tumba, porque hoy en día decimos que aquí seguimos los estudiantes de Ayotzinapa, aquí sigue nuestra gran escuela; Ayotzinapa sigue en la lucha porque todavía sigue teniendo sangre, recordemos a nuestros 43 normalistas desaparecidos producto de este mal gobierno caciquil y represor que tenemos en Guerrero y en el país; seguimos buscándolos”, dijo.

No comments:

Post a Comment